jueves, 30 de julio de 2015

Pequeño Cuento de Amor

Erase una vez un universo oscuro, un universo negro, un universo helado y matemático.
No se sabe por qué, dos estrellas se miraron y se enamoraron. Tan grande y hermoso fue su amor que dejaron de describir infalibles órbitas elípticas para dibujarse tiernos corazones entrelazados.
Se querían tanto..., pero la distancia era grande, y no podían acariciarse ni besarse. ¡Si por un solo instante pudieran estar juntas! Pero eso estaba prohibido en un universo oscuro, en un universo negro, en un universo helado y matemático.
Aun así no se resignaron a vivir separadas, alejadas por un denso y silencioso vacío; así que decidieron quebrantar la eterna ley del perfecto y ordenado universo. Con un cómplice guiño se salieron de sus órbitas convirtiéndose en dos estrellas fugaces, dirigiéndose a un mismo destino a la velocidad del deseo y el cariño
Tan solo querían besarse; sabían que ése sería su primer y último beso, pero a pesar de ello continuaron vertiginosas su sendero suicida..., hasta que se encontraron, fundiéndose en un luminoso y bello abrazo de amor y de muerte. Fue el precio que tuvieron que pagar por quererse en un universo oscuro, en un universo negro, en un universo helado y matemático.
Ellas fueron las primeras, pero si alguna noche de verano, mirando el cielo, ves una estrella fugaz, piensa que en algún lugar hay otra. Que están enamoradas y, que aunque vivamos en un universo oscuro, en un universo negro, en un universo helado y matemático, lograrán encontrarse, se besarán por un instante nada más y desaparecerán entre destellos de amor y ternura.

Autor: Alberto Pisa Allué
Febrero 1996

El misterio del pueblo soñoliento...

Descifran el misterio de Kalachi, la aldea de Kazajistán en la que sus habitantes se quedaban dormidos de repente  

Los 582 habitantes de la aldea de Kalachi llegaron a pensar que estaban malditos. Durante cinco años miraron con desconfianza el cielo, el aire, el agua que bebían. Incluso sospecharon del vodka.
Y es que una extraña enfermedad empezó a apoderarse de ellos: sin motivo aparente, caían dormidos de una forma fulminante. Podían pasar así varios días.
Al menos 120 vecinos se han visto afectados. Los primeros casos se produjeron en 2010, pero se intensificaron a partir de 2013. Las afecciones venían en oleadas: seis niños se durmieron en septiembre del año pasado y en el último invierno, 60 personas.
El sueño llegaba repentinamente, de una forma invencible. "Iba conduciendo mi motocicleta el 28 de agosto y de repente me quedé dormido", le confesó un aldeano al medio EurasiaNet.org. Despertó el 2 de septiembre. Como con el resto de habitantes, los médicos no supieron decir qué le pasaba.
Pero el misterio de esta aldea del norte de Kazajistán ha quedado ahora descubierto: una combinación de monóxido de carbono y de partículas de hidrocarburos en la atmósfera es la responsable.
"Después de haber efectuado un examen médico a todos los habitantes, hemos recibido la confirmación de los laboratorios, la causa principal es el monóxido de carbono", explicó el viceprimer ministro Berdybeck Saparbayev en una rueda de prensa.
"Cuando el monóxido de carbono (CO) y los niveles de hidrocarburos (CH) aumentan, el oxígeno baja y produce estos desmayos", aseguró.
Minas de uranio:
El rompecabezas estaba en que las mediciones de estos componentes eran normales, según explicó Sergey Lukashenko, uno de los científicos responsables de la investigación, al diario del país The Astana Times.
"Lo interesante es que la enfermedad del sueño se manifiesta sólo con la combinación de falta de oxígeno y un exceso de CO y CH", cuenta el que es director del Centro Nuclear de Kazajistán.
Algo que en Kalachi sólo se producía bajo determinadas condiciones atmosféricas. "Cada uno de estos tres componentes por separado se encontraban dentro del nivel normal y ninguno de ellos parecía causar sospechas; por lo tanto, durante mucho tiempo no pudimos averiguar la verdadera causa", asegura.
El científico asegura que el origen de esta contaminación está en Krasnogorsk, un pueblo fantasma cercano a la localidad, donde hay una gran mina de uranio. Pero la mina lleva cerrada desde la caída de la Unión Soviética. ¿cómo puede ser el origen de estas somnolencias profundas?
La explicación es que ni el uranio ni ninguna radiación asociada a éste tienen la culpa, según Lukashenko.
"El uranio no tiene nada que ver con eso. Se utilizaron un montón de estructuras de madera cuando la mina estaba en funcionamiento. Después de la mina se cerró y se llenó de agua, y cuando la madera entra contacto con el agua se produce monóxido de carbono", sostiene.
Un monóxido de carbono que comenzó a filtrarse poco a poco a la superficie. Las familias de esta aldea han comenzado a ser evacuadas por el gobierno.
Parece, pues, que termina aquí la leyenda de un pueblo que había comenzado a ser conocido en el país como "Sleepy Hollow" (algo así como agujero soñoliento), en un guiño al clásico cuento de terror.

Fuente: lanacion.com.ar/sinbarreras

¡Si estos no son incunables... los incunables dónde están!

Los hijos del Padre de la Flor - B. B. Muñoz
http://www.goear.com/listen/e57f832/los-hijos-del-padre-de-la-flor-b-b-muaplusmnoz

Isadora Duncan... ¿la ubicás?

Angela Isadora Duncan, conocida como Isadora Duncan, nació en San Francisco (EEUU) el 27 de mayo de 1877 y falleció en Niza (Francia) el 14 de septiembre de 1927, a la edad de 50 años.
Fue una bailarina y coreógrafa estadounidense, considerada por muchos como la creadora de la danza moderna.

Infancia y juventud: Isadora Duncan nació en San Francisco, Estados Unidos. Su padre Joseph, abandonó la familia cuando Isadora era aún muy pequeña, siendo posteriormente acusado de fraude bancario, y encarcelado. Esto creó en el hogar de los Duncan una difícil situación de penuria económica, hecho que influyó al parecer en el alejamiento de la familia de la fe católica que habían profesado (Isadora se declaró varias veces durante su vida como "atea convencida")
Isadora Duncan abandonó la escuela a la edad de diez años y comenzó junto con su hermana Isabel a impartir clases de danza a otros niños de su barrio, mientras su madre, Dora, daba lecciones de piano para sustentar a la familia y se encargaba de la educación de sus hijos. Predominaban en las lecciones musicales Mozart, Schubert y Schumann, que tuvieron una indiscutible influencia en el posterior desarrollo artístico de Isadora.
De acuerdo con sus biógrafos, Isadora era una niña solitaria y retraída que solía jugar en la playa mientras observaba el mar. Su fascinación por el movimiento de las olas sería el germen de su arte en los años posteriores. La niña Isadora imaginaba entonces movimientos de manos y pies que acompañaban a las olas de la bahía de San Francisco, y que serían el origen de su peculiar estilo en la Danza. La influencia del mar y sus juegos infantiles se recogen en su Autobiografía, publicada en 1927.
Cuando Isadora llegó a la adolescencia, la familia se mudó a Chicago, donde Duncan estudió danza clásica. La familia perdió todas sus posesiones en un incendio, y se trasladó nuevamente, esta vez a Nueva York, donde Duncan ingresa en la compañía de teatro del dramaturgo Augustin Daly.
En los albores del siglo Isadora convence a su madre y a su hermana para que la familia emigre a Europa. Es irónico pensar que por aquel entonces media Europa intentaba emigrar a los Estados Unidos para alejarse de la penuria económica y encontrar un futuro mejor, pero aun así las Duncan parten en 1900 y se asientan en Londres inicialmente, y posteriormente en la Ciudad Luz.

Expresionismo y danza: Durante su etapa en londres Isadora duncan , siempre inquieta y autodidacta, pasa largas horas en el Museo Británico. Le fascinan las expresiones artísticas de la Grecia clásica, y muy especialmente los vasos decorados con figuras danzantes. De ellas adoptará algunos elementos característicos de su danza, tales como inclinar la cabeza hacia atrás como las bacantes. Es en esta época cuando comienza a consolidarse el estilo único de Isadora. Se trata de una danza muy alejada de los patrones clásicos conocidos hasta entonces, incorporando puestas en escena y movimientos que tenían más que ver con una visión filosófica de la vida ligada quizá al expresionismo (línea de pensamiento artístico incipiente por aquella época), y por tanto a una búsqueda de la esencia del arte que solo puede proceder del interior. Isadora era plenamente consciente de que su estilo suponía una ruptura radical con la danza clásica, y en este sentido se veía a si misma como una revolucionaria precursora en un contexto artístico de revisión generalizada de los valores antiguos. Al mismo tiempo que su estilo se iba consolidando, Isadora estudiaba en profundidad la danza y literatura antiguas a través de los museos, particularmente el Louvre de París, la National Gallery de Londres y el Museo Rodin.
Los temas de las danzas de Isadora eran clásicos, frecuentemente relacionados con la muerte o el dolor, pero en oposición a los asuntos de la danza clásica conocida hasta entonces, que giraban en torno a héroes, duendes y trasgos. Su puesta en escena era también revolucionaria, y en cierto sentido minimalista: apenas algunos tejidos de color azul celeste en lugar de los aparatosos decorados de los montajes conocidos hasta entonces y una túnica vaporosa que dejaba adivinar el cuerpo y entrever las piernas desnudas y los pies descalzos, frente a los vestidos de tutú, zapatillas de punta y medias rosadas de rigor en el ballet clásico. Isadora bailaba sin maquillaje y con el cabello suelto, mientras que lo habitual en aquella época era maquillarse a conciencia y recogerse el pelo en un moño o coleta. Es comprensible que el estilo de Isadora chocase en un principio al público del momento, acostumbrado al lenguaje de la danza clásica. Isadora hubo de aguantar abucheos e interrupciones de diversa índole en sus sesiones de danza durante algún tiempo, siendo notable en este sentido la polémica que se desató durante una gira por América del Sur en 1916.

En Argentina: Llegó a Buenos Aires por primera vez en 1916. La bailarina californiana tenía en ese momento 38 años y su fama y su éxito habían alcanzado, particularmente en Europa, alturas extraordinarias. Pero el golpe atroz que había representado para ella la muerte en 1913 de sus dos pequeños hijos en un accidente de auto cerca de París, alteró su vida de una manera definitiva. Las extravagancias de Isadora —que incluían una despreocupación completa por el dinero, lo tuviera o no— se volvieron más acusadas y lo mismo ocurrió con su desinterés por las convenciones sociales.
El barco que la traía desde Río de Janeiro atracó en Buenos Aires a principios de julio e Isadora se encontró con una primera dificultad: las cortinas y alfombras que acompañaban sus recitales no habían llegado y tuvo que encargar otras nuevas porque la primera presentación estaba programada para pocos días más tarde. El costo era aproximadamente de 4000 dólares y como no tenía efectivo para afrontar este gasto inesperado, arregló pagar a crédito. Las partituras orquestales de sus programas también estaban en viaje desde Francia, pero fue fácil reemplazarlas gracias a la ayuda del director del Conservatorio de Buenos Aires, que prestó las partituras de la biblioteca de la institución.
A pesar de que disponía de poco dinero Isadora se alojó en el Plaza Hotel y mientras se preparaba para sus conciertos comenzó a recorrer la ciudad. Su biógrafa, la estadounidense Frederika Blair, cuenta que visitó no sólo los barrios elegantes sino también La Boca, centro de la rutilante vida nocturna de la ciudad.
Los espectadores de su primer concierto, el 12 de julio, recibieron las danzas de Isadora un tanto fríamente. El público porteño estaba acostumbrado al lenguaje del ballet, aun en sus formas renovadoras —Vaslav Nijinsky con los Ballets Russes se habían presentado en el Teatro Colón tres años antes con un éxito colosal— y encontró pobre y limitada la técnica de Isadora. La víspera del segundo concierto fue con un grupo de amigos a un club nocturno y allí, impulsada por la excitación del momento, se lanzó a bailar el himno nacional. Al día siguiente el gerente del Coliseo adujo que ella había faltado al contrato con él al ofrecer esa actuación imprevista y amenazó con anular el próximo concierto. Fue necesario todo el tacto de Dumesnil, director musical de la gira, para que el gerente volviera atrás en su decisión.
Sin embargo, otras dificultades se avecinaban. Isadora quería dedicar a Wagner su tercer programa y su director musical, que era francés, se negó a cooperar. Dumesnil tenía una licencia del ejército de su país y consideró que provocaría censuras si en tiempo de guerra participaba en un programa con obras de un compositor alemán. Pero, aunque consiguieron otro director, el programa wagneriano alejó a muchos de los admiradores de Isadora, del mismo modo que los pro alemanes se habían visto afectados por su interpretación de La Marsellesa.
Durante el concierto, algunos de los espectadores comenzaron a hablar en voz alta. Isadora dejó entonces de bailar y se dirigió a ellos de una manera airada, diciendo que ya le habían advertido que los sudamericanos no entendían nada de arte: "Vous n´étes que de Négres" ("no son más que negros"), los increpó, usando una forma —négres—, muy despectiva. Este acontecimiento determinó que el administrador cancelara las funciones restantes. Antes de partir para Montevideo, Isadora tuvo que dejar su abrigo de armiño y sus pendientes de esmeraldas como garantía del pago del hotel, pago que no podía efectuar. La piel y las joyas habían sido regalos de su ex amante Paris Singer, un hombre extraordinariamente rico, heredero del imperio Singer de las máquinas de coser, y que había financiado muchas de las aventuras artísticas de Isadora.

En Rusia: Simpatizó con la revolución social y política en la nueva Unión Soviética por lo que en 1922 se trasladó a Moscú. Su fama internacional llamó la atención y dio la bienvenida a la efervescencia artística y cultural del nuevo régimen. El fracaso del gobierno ruso para que cumpliera las promesas extravagantes de apoyo para el trabajo de Duncan, junto con las condiciones espartanas de vida del país la enviaron de vuelta a Occidente en 1924.

Vida privada: Isadora Duncan tuvo una vida íntima tan poco convencional como la expresión de su arte, y vivió siempre al margen de la moral y las costumbres tradicionales. Se casó con el poeta ruso Serguéi Esenin, 17 años más joven que ella. Esenin la acompañó en un viaje por Europa, pero el carácter violento de éste y su adicción al alcohol dieron al traste con el matrimonio. Al año siguiente Esenin regresó a Moscú, donde sufrió una profunda crisis a raíz de la cual fue ingresado en una institución mental. Se suicidó poco tiempo después (28 de diciembre de 1925), aunque se ha especulado con la posibilidad de que fuese asesinado.
Isadora eligió ser madre soltera, y tuvo dos hijos. Aunque no quiso revelar el nombre de los padres se sabe que fueron del diseñador teatral Gordon Craig y de Paris Singer, hijo del magnate de las máquinas de coser Isaac Merritt Singer. La vida privada de Isadora no estuvo nunca exenta de escándalos, ni tampoco de tragedias. La más espantosa fue ciertamente la muerte de sus dos hijos Deirdre y Patrick, que se ahogaron en un accidente en el río Sena en París, en 1913, al caer al agua el automóvil en el que viajaban junto a su nodriza.
Isadora Duncan era bisexual, y mantuvo relaciones con algunas mujeres conocidas de su época, tales como la poetisa Mercedes de Acosta o la escritora Natalie Barney. Se le atribuyeron muchos otros romances no confirmados con otras mujeres, tales como la actriz Eleonora Duse o Lina Poletti.
Hacia el final de su vida, la carrera de Isadora había empezado a declinar. Fueron para ella tiempos de serios problemas financieros y diversos escándalos sentimentales, acompañados por algunos episodios de embriaguez pública. Todo esto la fue alejando de sus amigos y su público, y finalmente de su propio arte. Isadora vivió aquellos años finales entre París y la costa del Mediterráneo, dejando deudas considerables en hoteles o pasando cortos períodos en apartamentos alquilados. Algunos de sus amigos trataron de convencerla para que escribiese su autobiografía, con la esperanza de aliviar un poco su ya preocupante situación económica.
Uno de estos amigos fue el escritor Sewell Stokes, quien conoció a Isadora en sus últimos años, cuando ya estaba prácticamente sola y arruinada. Stokes escribió posteriormente un libro sobre la bailarina: Isadora, un retrato íntimo. La autobiografía de Isadora Duncan fue finalmente publicada en 1927.

Muerte: Las trágicas circunstancias que rodean la muerte de Isadora Duncan han contribuido sobremanera a la consolidación del mito, y están envueltas en cierto misterio que la historia no ha conseguido despejar por completo.
Isadora Duncan murió en un accidente de automóvil acaecido en Niza, Francia, la noche del 14 de septiembre de 1927, a la edad de 50 años. Murió estrangulada por la larga chalina que llevaba alrededor de su cuello, cuando ésta se enredó en la llanta del automóvil en que viajaba.
Duncan viajaba en el asiento del copiloto de un automóvil Amilcar, propiedad de un joven y guapo mecánico italiano, Benoît Falchetto, a quien ella irónicamente había apodado "Bugatti". La marca del automóvil es materia de debate, pero la opinión general es que se trataba de un Amilcar francés modelo GS de 1924. La leyenda transformó después la marca y lo convirtió en un Bugatti, mucho más caro y lujoso.
Antes de subir al vehículo, Isadora profirió unas palabras pretendidamente recordadas por su amiga María Desti y algunos compañeros: "Adieu, mes amis. Je vais à la gloire!" ("¡Adiós, amigos míos, me voy a la gloria!")
Sin embargo, según los diarios del novelista estadounidense Glenway Wescott, que estaba en Niza en ese entonces y visitó el cuerpo de Duncan en el depósito de cadáveres (sus diarios están en la colección de la biblioteca de Beineke, en la Universidad de Yale), Desti admitió haber mentido sobre las últimas palabras de la bailarina, y confesó a Wescott que estas habían sido: "Je vais à l'amour" ("Me voy al amor"). Al parecer, Desti consideró estas palabras poco apropiadas como un último testimonio histórico de su ilustre amiga, ya que indicaban que Isadora y Benoît partían hacia uno de sus encuentros románticos. Cualesquiera que fuesen sus palabras, cuando Falchetto puso en marcha el vehículo, la delicada chalina de Duncan (una estola pintada a mano regalo de su amiga Desti, suficientemente larga como para envolver su cuello y su talle y ondear por fuera del automóvil), se enredó entre la llanta de radios y el eje trasero del coche provocando la muerte por estrangulamiento de Isadora.
En el obituario publicado en el diario New York Times el 15 de septiembre de 1927, podía leerse lo siguiente: "El automóvil iba a toda velocidad cuando la estola de fuerte seda que ceñía su cuello empezó a enrollarse alrededor de la rueda, arrastrando a la señora Duncan con una fuerza terrible, lo que provocó que saliese despedida por un costado del vehículo y se precipitase sobre la calzada de adoquines. Así fue arrastrada varias decenas de metros antes de que el conductor, alertado por los gritos, consiguiese detener el automóvil. Se obtuvo auxilio médico, pero se constató que Isadora Duncan ya había fallecido por estrangulamiento, y que sucedió de forma casi instantánea".
Isadora Duncan fue incinerada, y sus cenizas fueron colocadas en el columbario del Cementerio del Père-Lachaise (París, Francia).

martes, 21 de julio de 2015

Invierno Incipiente

Es casi invierno. Con la primera luz camino por la huerta y todavía quedan huellas del esplendor del verano. Las tomateras secas me             recuerdan sus jugos dulces en mis ensaladas de paltas y cebollas coloradas, los ya marchitos espaldares de las habas, que se dieron tiernas en la primavera, para comer crudas con aceite de oliva, sal de mar y pimienta. Al fondo, el regadío de los rabanitos y las zanahorias.
Mis botas en barros caminan por los surcos y saben adónde van. En una esquina, al reparo de un maitén dejé un zapallo criollo. Su siembra fue a principios de octubre y todavía está atado a su viña seca, hace dos meses que vengo a verlo, a revisar que esté asentado sobre tierra escurrida. A pesar de que la planta no tiene hojas el siguió su desarrollo. Está maduro y pesado, quizá 15 kg de madura crianza veraniega. Antes de salir de la casa, prendí el fuego
de la chimenea grande encima de una parrilla alta, con madera dura, esa que quema casi sin llama.
Ocho meses de labor y sabor es una bella espera para un zapallo. Es tan importante que los zapallos maduren en la viña, hay que cuidarlos al final de los caracoles que aparecen con las lluvias.
Lo llevo a la cocina y lo lavo, disponiéndolo sobre un plato grande de barro, y así lo pongo debajo del fuego para que comience a cocinarse con las brasas que le van cayendo. Para evitar darlo vuelta voy tomando cuidado de rodearlo con las lumbres y cenizas para que se cocine por debajo. Luego de unas horas corro el fuego a un costado para que no se queme la parte superior, cuidando que las mismas cenizas blancas lo cubran, protegiéndolo del arrebato.
Cuelgo sobre un costado del fuego un caldero generoso de hierro fundido, y con un poco de aceite de oliva comienzo un fondo de cocción de cebollas al que le agrego, sobre el final, varias cabezas de ajo picadas y una cuchara pequeña de ají molido de Cachi.
Hice un enorme florero con las últimas ramas coloradas de lenga y algunas muy amarillas de coihue. Suena una degustación vertical de Bob Dylan desde los años 60 hasta su llegada a Traveling Wilburys con Tom Petty, George Harrison, Roy Orbison y Jeff Lynne.
Así, entre ramos y acordes, fui sintiendo los aromas dulzones del criollo, mientras que en el caldero desglasé las cebollas con una botella entera de torrontés salteño y un litro de caldo de pollo. A las 6, en un costado de la chimenea enterré entre cenizas y brasas un pan chato para rescoldo hecho con masa madre.
La mesa fue dispuesta frente al fuego. Al llegar mis invitados, a las 8, sonaba el doble concierto de Brahms interpretado por Pau Casals con Jacques Thibaud y Alfred Cortot en 1929.
Delante de ellos serruché la tapa del zapallo y con cuidado retiré todas las semillas y filamentos. De a poco fui poniendo toda la  pulpa humeante y ahumada dentro del caldero. Nos rodeó el silencio de la alquimia y todos apreciaron la ceremonia casi religiosa del oficio que me había ocupado, entre romances, doce horas del día.
Allí estaba en mi caldero, mi hermoso zapallo sazonado con cariño para ellos.
La sopa fue servida en peroles de barro con hojas de salvia frita. Media rueda de queso Lincoln, apoyada sobre el borde de la parrilla al acecho de las brasas, iba siendo raspada con un cuchillo, disponiendo el queso dorado y derretido sobre los crostones del pan al rescoldo para acompañar la sopa.
A veces ocupamos nuestro día con trivialidades que parecen importantes en la arremetida, pero que sobre el final de la tarde, nos dejan en el llano, como si nada ni nadie hubiera abrazado nuestro hacer. Sin embargo, un día dedicado a la música, al sabor y al fuego de rescoldo, frente a un incipiente invierno, coronado por una comida de amigos, extiende nuestros sueños hacia horizontes más destacados.

Fuente: Francis Mallmann, para Revista La Nación,Buenos Aires, Argentina.

(Jorge L. Icardi, reportero internacional...)

Plato del día: CRIADILLAS...

Llega un turista a un restaurante español, mira la carta y, ordena la especialidad de la casa. ¡¡Criadillas!!
-Vea hombre -le dice el mozo viniendo a servirle. Estos son los cojones del toro que murió hoy en la plaza!

Como al turista le gustó el sabor del exótico platillo, vuelve al día siguiente y ordena otra vez la especialidad.
Al rato, el mesero le trae el pedido. El cliente advierte, que a diferencia de los del día anterior, estos son mas pequeños, que tienen los vellos mas largos y que la piel está un tanto arrugada...
-Espere mozo, no se vaya, quiero consultarle algo. Estas criadillas, o como usted les llame son mas chicas que las que me sirvió anoche... ¿Por qué?
-¡Pues claro que sí hombre! -exclamó el mesero y agregó: Sabe que pasa, el toro no siempre es el que pierde...

¿Quién fue Alejo Peyret?

Nacido: Alexis Pierre Louis Édouard Peyret)
Serres-Castet, Francia, 11 de diciembre de 1826 –
Buenos Aires, Argentina, 27 de agosto de 1902
Fue un escritor, agrónomo, administrador colonial e historiador argentino, nacido en Francia. Fue un político destacado en la provincia de Entre Ríos, sobre todo en la historia de la Colonia San José, ya que gracias a él la colonia comenzó a cultivar gran cantidad de cultivos. Además trajo grandes innovaciones tecnológicas, instaló industrias y experimentó con cultivos que no eran sudamericanos.

Biografía: Peyret nació en Serres-Castet, Cantón de Morlaàs, en el departamento de Basses-Pyrénées, actualmente los Pirineos Atlánticos, en la región de Aquitania. A la edad de diez años, ingresó al Colegio Real de Pau. En 1844, a los dieciocho años de edad, se recibió de licenciado en Ciencias y Letras. Evitó el servicio militar obligatorio pagándole a un sustituto para que lo reemplazara en éste. Continuó estudiando leyes en el Collège de France, donde fueron sus profesores el filósofo Edgar Quinet y el historiador Jules Michelet. Se involucró en el radicalismo político, en la redacción de escritos apoyando al republicanismo, a la democracia, al anticlericalismo y al socialismo y también en las Revoluciones de 1848. Fue juzgado por sus actividades, pero fue absuelto.
En la elección de 1852, Peyret se presentó como candidato por el departamento de Basses-Pyrénées. Luego del triunfo electoral del Régimen Bonapartista y del establecimiento del Segundo Imperio Francés bajo el reinado de Napoleón III, Peyret abandonó el país.

Llegada a la Argentina: Peyret arribó a Montevideo el 4 de noviembre de 1852, donde escribió para El Comercio del Plata, un periódico editado por José María Cantilo.
Alberto Larroque, presidente del Colegio de Uruguay, en Concepción del Uruguay, le ofreció una cátedra. El Ministro de Justicia, Culto e Instrucción Pública, Juan María Gutiérrez lo designó jefe de los Departamentos de Francia y Geografía el 5 de junio de 1855. Peyret permaneció en este puesto hasta el 4 de septiembre de 1856.
Trabajó como editor del periódico bisemanal El Uruguay, bajo la dirección de Benjamín Victorica. Encabezó la creación de la Sociedad de Auxilio Mutuo, La Cosmopolita, el 31 de agosto de 1856 en Concepción del Uruguay. En septiembre de ese año, Peyret se trasladó a Paraná, para asumir el control de El Nacional Argentino, una organización en apoyo de la Confederación. Peyret permaneció en Paraná hasta julio de 1857.

Colonización y agricultura: El 11 de julio de 1857 fue nombrado administrador y director de la Colonia San José por el entonces presidente Justo José de Urquiza. En cumplimiento con sus instrucciones, Peyret publicó una serie de artículos en El Uruguay durante los meses de abril, mayo y junio de 1860 en los que incentivaba a los colonos a ser trabajadores, "cualquiera sean sus opiniones religiosas o sus creencias". Sus notas fueron traducidas al francés y recopiladas en un folleto titulado Emigration et Colonisation: La Colonie San José.
Bajo su dirección, la colonia comenzó a cultivar maníes, papas, batatas, porotos, cebollas, remolachas azucareras, maíz y tabaco. Peyret también introdujo técnicas superiores para el cultivo de trigo y presionó a Urquiza para que le entregara nuevas tierras, en las que establecería una estación experimental para el crecimiento de algodón. También experimentó con tártago y con la adaptación del gusano de la seda al clima de la región. Construyó una fábrica para la manufactura de aceite de maní. Por su trabajo agrícola con la papa recibió una mención honorable en la Exposición Nacional de Córdoba, que tuvo lugar entre el 15 de octubre de 1871 y el 21 de enero de 1872. El 3 de enero envió al comisionado en jefe de la exposición un reporte sobre el estado de la Colonia San José y de la Villa de Colón y una perspectiva de una futura colonización de la provincia de Entre Ríos.
En un transcurso de treinta años Peyret cumplió las funciones de administrador, director, juez de paz, comisionado, presidente de la municipalidad de San José y oficial del primer registro civil, que fue creado en 1873 en Colón para resolver controversias entre novias pertenecientes a diferentes religiones. A partir de 1865, Peyret fue un miembro de la Comisión de Obras Públicas de Colón, cuyas funciones eran supervisar la construcción de la Iglesia, recaudar fondos e informar al gobierno en sus inversiones. Peyret presentó su renuncia a la Comisión el 31 de diciembre de 1872. Cuando el entonces presidente Domingo Faustino Sarmiento hizo una visita a Colón y a San José el 6 de febrero de 1870, recayó en Peyret la responsabilidad de ser el jefe del "Comité de Bienvenida", que arreglaría la bienvenida oficial.

Francmasonería: Iniciado en la francmasonería en Francia, Peyret se volvió un miembro activo de la Logia #44 George Washington en Concepción del Uruguay, a la cual se unió en 1864. En 1868 recibió el tercer grado y se convirtió en un Maestro Masón. Sirvió como Orador en dos períodos consecutivos, desde 1877 hasta 1879. El 25 de octubre inauguró las conferencias públicas de la Logia. El 16 de enero de 1887 asistió a la inauguración de la Logia L'Amie des Naufrages en Buenos Aires, donde fue nombrado un miembro honorario.

Activismo político: Peyret elaboró un bosquejo de Constitución para la República Francesa, dedicada al entonces presidente Louis-Adolphe Thiers, y un prólogo basado en su teoría jurídico-política. El prólogo fue publicado más adelante en La República en noviembre de ese mismo año.
A partir del 9 de junio de 1873, Peyret envió al diario La República de Buenos Aires una serie de cartas sin firmar en los que denunciaba el asesinato de Urquiza el 11 de abril de 1870 y, criticaba la intervención federal en contra de la provincia de Entre Ríos, argumentando que se habían violado los principios del federalismo y de la autonomía provincial. Peyret declaró que Ricardo López Jordán representaba la esperanza del pueblo de Entre Ríos, preservando, al mismo tiempo, el verdadero objetivo de la intervención armada ordenada por Domingo Faustino Sarmiento, que era asegurar el éxito de la candidatura presidencial de Nicolás Avellaneda.
Argumentó que, aunque el Dr. Leonidas Echagüe no podría haber permanecido en el control del gobierno de Entre Ríos, Ricardo López Jordán no lo debería haber reemplazado tan pronto, luego de la violenta muerte de Urquiza. Peyret usó este argumento en respuesta a las acusaciones del cripto-Jordanismo.
Como sólo seis de las quince cartas fueron publicadas, Peyret las recopiló en Cartas de la Intervención en contra de la provincia de Entre Ríos, que publicó bajo el seudónimo de "Un extranjero". La identidad del autor no quedó en secreto entre sus contemporáneos, siendo este error de criterio el que le costó el trabajo de administrador de San José y el que lo obligó a abandonar la provincia, donde había pasado dieciocho años. En una carta a Benjamín Victorica, escrita en Buenos Aires el 3 de marzo de 1874, Peyret escribió "...Hubiera sido mejor no haberme involucrado con la política. No se cómo me olvidé del consejo del Señor Pedro de Angelis. Cedí ante un momento de irritación e impaciencia, viendo que se nos acercaba una nueva guerra, que duraría un año entero. Estoy siempre a su servicio y creo que usted permanecerá siempre al mío, sin importar mis imprudencias". En marzo de 1874, Peyret renunció a su posición como director de la colonia y fue reemplazado temporalmente por Rodolfo Siegrist hasta el 30 de abril. En junio, desde Buenos Aires, Dolores Costa de Urquiza lo designó representante en el cargo de seleccionar y transportar colonos a la Colonia Caseros.

Carrera académica y literaria: Peyret publicó Cuentos Bearneses en Concepción del Uruguay en 1870. Esta obra fue traducida al francés y al occitano, en París en 1890. Peyret hizo todo lo que pudo para preservar la lengua de su región natal, y por sus Cuentos Bearneses se ganó los elogios de Pierre-Jean de Béranger.
El 13 de julio de 1874 fue nombrado por el Dr. Vicente Fidel López, presidente de la Universidad de Buenos Aires, para ocupar la cátedra vacante de Francés, en la Facultad de Humanidades y Filosofía. El decano Andrés Lamas expresó su aprobación y se comunicó con Peyret. El 13 de abril de 1876, Peyret envió su renuncia desde Concepción del Uruguay. El 31 de marzo de ese mismo año fue nombrado profesor de historia mundial para los seis grados del Colegio Nacional de Uruguay, y fue posteriormente nombrado, en 1879, para enseñar unos cursos especiales en la historia de las universidades gratuitas. Continuó en el colegio hasta el 17 de agosto de 1883, cuando se resignó a ser trasladado a Buenos Aires.
La Logia George Washington accedió en 1877 a la propuesta de Peyret, formar una comisión liderada por él mismo para estudiar "la situación que estaba afligiendo a numerosos estudiantes que no podían seguir con sus estudios debido a la falta de recursos". Esto llevó al establecimiento de la sociedad educacional La Fraternidad, que buscaba proteger y proveer alojamiento a los estudiantes del Colegio de Uruguay. El 23 de agosto de 1880 fue nombrado presidente de la Comisión Directiva provisional de la Sociedad Francesa de Auxilio Mutuo de Concepción del Uruguay y en 1882 fue nombrado presidente honorario. La Oficina de Territorios y Colonias lo nombró en 1881 para hacer un estudio sobre las posibilidades del territorio de Misiones; este estudio lo inspiró a escribir treinta cartas que fueron publicadas en el diario La Tribuna Nacional, bajo el título de Cartas de Misiones.
Un decreto firmado el 18 de agosto de 1883 por el entonces presidente Julio Argentino Roca autorizaba a Peyret, que se había trasladado a Buenos Aires, a enseñar la historia de las universidades gratuitas en el Colegio Nacional de Buenos Aires. Sirvió en este puesto hasta el 11 de febrero de 1887. Escribió Historia Contemporánea, libro de texto que sería usado en escuelas normales y en Colegios Nacionales. En 1885 su libro Orígenes del Cristianismo fue adaptado en la Revista de la Universidad de Buenos Aires y, al año siguiente, su trabajo de El Pensador Americano fue publicado. Al mismo tiempo, publicó Historia de las Religiones, que comprendía una histórica y filosófica crítica de las religiones prehistóricas e históricas y también del Cristianismo. Otro trabajo relacionado con el tema fue La Evolución del Cristianismo.

Administrador colonial: Peyret fue nombrado inspector de las Colonias por un decreto del entonces presidente Miguel Juárez Celman, el 12 de febrero de 1887. Como consecuencia de este puesto, escribió Una visita a las colonias de la República Argentina, escrita en español en dos tomos y presentada por el gobierno en la Exposición Universal en París. Fue publicada simultáneamente en francés, bajo el título de Une visite aux colonies de la République Argentine.
El 10 de mayo de 1889, el Gobierno Nacional le encargó a Peyret el estudio de la maquinaria agrícola expuesta en la Exposición. Recibió seis mil pesos para cubrir sus gastos y debía presentar un informe descriptivo antes del final de la Exposición. Su informe fue titulado Las Máquinas Agrícolas de la Exposición Universal de París.
Peyret se marchó hacia Francia el 5 de junio de 1889 a bordo del Río Negro, con su esposa Celerina Pinget y su hija Alfonsina. Treinta y siete años habían pasado desde que se autoimpuso el exilio a la Argentina.
Años después, Peyret fue nombrado el representante de la provincia de Entre Ríos en el Primer Congreso Agrícola Provincial, que tuvo lugar en Esperanza, provincia de Santa Fe, desde el 24 de mayo hasta el 2 de junio de 1892. En junio de 1892 se encargó de escribir la historia de la colonización Argentina y fue subvencionado por un año con un salario mensual de 500 pesos, "incluyendo su salario como Inspector de Colonias". En 1898 decidió que ya había recolectado la documentación necesaria para comenzar a escribir y comenzó el trabajo, "para ser completado cuando mi salud lo permita". Peyret sirvió como inspector general de las Colonias desde principios de 1895 hasta el 16 de enero de 1900, cuando se retiró.

Retiro y muerte: El 13 de junio de 1893, Peyret fue unánimemente elegido para ser el presidente de la Alianza Francesa de Buenos Aires, cuyo comité se reunía en el Club Francés.
El 13 de diciembre de 1895, ante la presencia del Juez Federal Juan del Campillo, juró el Juramento de Ciudadanía de la Constitución Argentina. El 14 de octubre de 1899 solicitó beneficios de jubilación, justificándose en su avanzada edad, su débil salud, su ciudadanía argentina y su enfermedad física luego de treinta y un años de servicio. El entonces presidente Julio Argentino Roca le otorgó lo solicitado en un decreto firmado el 19 de febrero de 1900.
En su último año de vida, escribió sus memorias agronómicas en el artículo "Colonia San José - Cómo fue fundada", escrito en octubre de 1901 y publicado en la revista Urquiza.
Peyret murió en Buenos Aires, en su casa de la calle General Urquiza 176, el 27 de agosto de 1902, afectado de miocardia crónica.
A su entierro en el Cementerio Oeste asistieron Julio Argentino Roca, su ayudante de campo, el Coronel David Marambio Catán, y una larga audiencia.

Pollo al ajillo

El pollo al ajillo es un clásico dentro de la cocina tradicional española, tanto es así que raro es el bar o restaurante que no cuenta con este plato en su carta, bien como tapa o como sugerencia en la mesa. El pollo es el ingrediente estrella, aromatizado con hierbas y, cómo no, con ajo.
El uso del ajo en la cocina viene de tiempo atrás, 3.000 años antes de Cristo. Se sabe que ya se consumía en Egipto e India y desde ahí se propagó hacia los países bañados por el Mediterráneo. Comenzó a formar parte de la dieta cotidiana durante los años de dominio romano. Sus propiedades curativas hicieron que en la Edad Media se le sacara mucho partido como antiséptico, siendo incluso utilizado como preventivo contra la peste. Su llegada a América se produjo de la mano de los españoles durante el siglo XV, empleado como condimento, aunque hay que decir que no está demasiado extendido su cultivo por este continente. Hoy en día forma parte indiscutible del recetario gastronómico de nuestro país, tanto en el tradicional como en el más innovador.
Tan importante como el ajo es el pollo que compremos en el mercado. Debe tener un color uniforme, blanco o ligeramente amarillento, sin manchas, lo que será indicativo de una pieza fresca. Se trata de una carne baja en grasa, de gran valor nutricional, muy fácil de digerir y que además se puede preparar de mil maneras. Como podrán ver tenemos en esta receta un par de ingredientes muy saludables, los animo a prepararla ya que, además de muy sencilla y rápida, estoy seguro de que los enganchará.

¿Como se prepara el pollo al ajillo?
Ingredientes:
1 pollo troceado (1,5 a 1,8 Kg.)
8 dientes de ajo
1 hoja de laurel
300 ml. vino de Jerez o de vino blanco
Hierbas aromáticas: 1 ramita de romero fresco y tomillo (al gusto)
75 ml. de aceite de oliva virgen extra
Sal y pimienta negra recién molida (al gusto)
Para decorar le irá bien un poco de perejil o cilantro fresco picado (opcional)

Preparación:
01. Lo primero que hacemos al comprar el pollo es pedirle al carnicero que nos lo trocee. Ya en casa limpiamos bien los trozos de restos de grasa y les retiramos la piel salvo a las alitas. Eliminar la piel es opcional, pero considero que añade al plato un exceso de grasa innecesaria. Salpimentamos los trozos ligeramente.
02. En una cazuela ancha ponemos a calentar abundante aceite de oliva y echamos los ajos sin pelar. Los cocinamos a fuego medio, estando pendientes de que no se nos quemen. La idea es que queden caramelizados y que sirvan de aromatizante de nuestro aceite. Cuando vemos que están blanditos tras unos 5 minutos, los retiramos y reservamos.
03. Añadimos los trozos de pollo a la cazuela con el aceite aromatizado de los ajos, junto con la hojita de laurel, la rama de romero y el tomillo.
El pollo debe quedar bien frito, lo cual nos llevará unos 15 a 20 minutos por lo menos. Tenemos que estar pendientes de darle la vuelta a los trozos de vez en cuando para procurar que quede tostadito por todas partes. No se trata simplemente de dorarlo y sellarlo como cuando lo preparamos para un guiso, lo que queremos es que el pollo quede perfectamente cocinado y tierno por dentro y tostadito por fuera.
04. Cuando vemos que nuestra carne está casi lista retiramos el exceso de aceite, añadimos de nuevo los ajos que tenemos reservados y agregamos el vino. Seguimos cocinando la carne hasta que el vino se haya reducido casi por completo. Si no tenemos vino de Jerez podemos emplear perfectamente cualquier otro vino blanco de calidad que tengamos por casa… el Jerez le da un toque particular, pero con cualquiera de estos quedará estupendamente.
La guarnición para acompañar este plato puede ser una simple ensalada mixta, Papas, unos champiñones, arroz blanco, un puré de verdura y patata, etc. Servimos calentito en la mesa con un poco de perejil picado por encima o cilantro y a disfrutar de este auténtico “platazo”. Se puede echar un poco de la salsa que queda en la cazuela por encima y no se olviden de un buen pedazo de pan, para degustar esta deliciosa salsa de pollo, vino y ajo.

Fuente: Cocina & recetas
hola.com
tu revista en internet

Arturito telúrico...

Cartas de amor que se queman
AUTOR: Manuel J.castilla/cuchi Leguizamón

Ay niña no queda nada
de todo lo que soñamos,
nuestro amor son estas llamas
que están quemando mis manos.
Nuestro amor son estas llamas
que están quemando mis manos.

Son como un ala de luto
volando papel quemado,
las cartas donde lloraba
este pecho enamorado.
Las cartas donde lloraba
este pecho enamorado.

Flor del olvido,
cartas de amor;
el que las quema no sabe
que enluta su corazón.
El que las quema no sabe
que enluta su corazón.

Yo no se porque la pena
por tus ojos se va lejos,
y no se porque los míos
se van dolidos con ellos.
Y no se porque los míos
se van dolidos con ellos.

Cartas de amor que se queman
flores negras en el viento,
le dejan al que ha querido
el corazón ceniciento.
Le dejan al que ha querido
el corazón ceniciento.

Flor del olvido,
cartas de amor;
el que las quema no sabe
que enluta su corazón.
El que las quema no sabe
que enluta su corazón.

Dúo Salteño - Cartas de amor que se queman
https://www.youtube.com/watch?v=CUQbGEDNNOM

lunes, 20 de julio de 2015

Sabor de Amigo....

La amistad es un modo de Ver.

¡Dale!
“Seguro que por esta razón, amigo mío, necesito tanto tu amistad. Tengo sed de un compañero que, por encima de los litigios de la razón, respete en mí al peregrino de aquella hoguera. Algunas veces necesito saborear de antemano el calor prometido y descansar, un poco más allá de mí mismo, pensando en esta cita, que algún día será la nuestra.
¡Estoy tan cansado de las polémicas, de los exclusivismos, de los fanatismos! Yo puedo entrar en tu casa sin tener que vestir un uniforme, sin verme obligado a recitar un Corán, sin tener que renunciar a nada de mi patria interior. A tu vera (lado) no tengo que disculparme, no tengo que defender, no tengo que probar; encuentro la paz... Por encima de mis torpes palabras, por encima de los razonamientos que pueden confundirme, tú, en mí, sólo tienes en cuenta al Hombre. En mí reconoces al embajador de creencias, de costumbres, de amores personales. Si difiero de ti, lejos de perjudicarte te enriquezco. Me haces preguntas como se pregunta al viajero.
Yo, como todos, necesito ser reconocido, contigo me siento limpio y por eso me dirijo a ti. Necesito ir a donde me sienta limpio. No han sido mis fórmulas ni mis andanzas las que te han permitido saber quién soy: ha sido el aceptar quién soy lo que, en todo caso, te ha hecho ser indulgente tanto con estas andanzas como con aquellas fórmulas. Te estoy agradecido por haberme admitido como soy. ¿Para qué necesito un amigo que me juzgue? Si acepto a un amigo que cojea en mi mesa, le ruego que se siente, no le pido que baile.
Amigo mío ¡te necesito como a la cima en la que se pueda respirar! Necesito volver a acodarme, a tu lado, a las orillas del Saone, en una mesa de un pequeño mesón de tablas mal ensambladas, y allí invitar a dos marineros con los que brindaremos en medio de la paz de una sonrisa luminosa como el día.
Si sigo combatiendo, lucharé un poco por ti. Te necesito para creer con más fuerza en el advenimiento de esta sonrisa. Necesito ayudarte a vivir...”

CARTA A UN REHEN
ANTOINE DE SAINT EXUPERY


Sabor de Amigo - Litto Nebbia
https://youtu.be/pLDagTX87nE

sábado, 20 de junio de 2015

Las hemorroides de Napoleón y otras 5 cosas que quizás no sabías de la batalla de Waterloo

Al cumplirse 200 años de la célebre batalla que puso fin a la carrera imperial del "corso", repasamos algunos hechos poco conocidos. 

Waterloo, (moderna) Bélgica, 18 de junio de 1815. El emperador Napoleón Bonaparte, evadido de su exilio en la isla de Elba, se prepara para lanzar su último desafío a la Europa que una vez juró dominar.
72 mil franceses; 68 mil aliados (británicos, holandeses, belgas y alemanes) más 45 mil prusianos. 60 mil caballos. 500 piezas de artillería.
El 18 de junio, las tropas al mando del duque de Wellington le asestan el golpe definitivo al "corso" o "pequeño cabo", como también se lo conocía, poniendo fin a 23 años de enfrentamientos entre Francia y el resto de Europa.
Las pérdidas fueron muchas. Unas 48 mil personas murieron, 25 mil de ellas en el bando francés. Derrotado de una vez por todas, Napoleón abdica -por segunda vez- el trono del que se había proclamado emperador.

El jueves pasado, tuvo lugar una recreación a gran escala de aquella batalla de 10 horas para marcar el bicentenario, de la que BBC Mundo recoge algunos hechos menos conocidos.
1. Las hemorroides de Napoleón
Mientras los soldados se batían cuerpo a cuerpo sobre el terreno, el general francés libraba una lucha más íntima que, según algunos, sería en parte responsable de su derrota final.
Ciertos "biohistoriadores", entre ellos el escritor estadounidense Arno Karlen, creen que Bonaparte lidiaba aquel día con un importante caso de hemorroides que convertían en un infierno hasta la sencilla tarea de subirse a su caballo.
La condición, alegan, le impidió dormir la noche anterior. De modo que, agotado, no atinó con sus órdenes de batalla y terminó perdiéndolo todo.
Sin embargo, se trata de un asunto en el que no hay consenso.

2. Un pago de larga data
Puede que a Wellington no le gustara la vida militar -llamaba a las tropas "la escoria de la Tierra" y al ejército un "mal necesario"- pero la vida de uniforme no le reportó malos dividendos.
Además de la creciente influencia política de que gozó después de la exitosa campaña de Waterloo, a Wellington le quedó una "bonita suma de dinero", como dijera el historiador Paul O'Keffee, autor de "Waterloo: The Aftermath", publicado en 2014.
Según O'Keffe, su tajada de la "gratificación" que Francia pagó tras la derrota representó unos US$5.000.000 en dinero de hoy.
Un exsenador belga le añadió picante a esa cifra cuando aseguró, en 2001, que los descendientes de Wellington seguían cobrando una suma cercana a los US$200.000 todos los años por parte del gobierno belga en agradecimiento a los servicios prestados por su ancestro en Waterloo.
Sin embargo, un abogado de la familia Wellington citado por una nota del diario The Guardian de entonces afirmó que el senador belga había llegado "a las conclusiones incorrectas".

3. No era Waterloo
Ocurre que la batalla de Waterloo no tuvo lugar en Waterloo.
La mayor parte de la acción tuvo lugar unos pocos kilómetros al sur, en la localidad de Braine-l'Alleud et Plancenoit.
Waterloo, hoy una localidad multilingüe de poco más de 30.000 habitantes, fue donde Wellington elaboró su informe de batalla. Así fue como el nombre quedó para la posteridad.
Un error con el que la historia en general parece poder vivir, pero que resulta una piedra en el zapato para historiadores de Braine-l'Alleud et Plancenoit.
"Napoleón nunca puso pie en Waterloo; es un hecho", le dijo el historiador belga Bernard Coppens al periódico The Wall Street Journal a comienzos de este año.
"Y sin embargo (Waterloo) se llevó toda la gloria", se quejó un colega, Eric Meuwissen.
La indignación de los especialistas y de algunas autoridades regionales se volvió cosa seria cuando estas introdujeron una demanda contra una guía de viajes que no había incluido el nombre de la localidad en una edición especial sobre la batalla de Waterloo.
La próxima audiencia tendrá lugar en 2016.

4. Los paraguas prohibidos
Como si se la hubieran llevado consigo los ingleses que estuvieron en la batalla, la lluvia fue lo que Wellington y sus tropas se encontraron aquel mes de junio en Bélgica.
Así que quizás era natural que hubieran llevado también sus paraguas.
Pero resulta que usarlos estaba expresamente prohibido: "no se abrirán paraguas en presencia del enemigo", decían órdenes estrictas a los oficiales en el terreno.
Al parecer, el duque de Wellington no aprobaba su uso en batalla y no permitía que sus comandantes "hicieran el ridículo a los ojos del ejército" blandiendo el inocuo accesorio.

5. Las herraduras de los caballos y las dentaduras de Waterloo
Los dientes de los soldados caídos en batalla y las herraduras de los caballos muertos se encontraban entre los objetos más preciados entre quienes recorrían el campo ensangrentado de Braine-l'Alleud et Plancenoit (decimos, en honor a la precisión) en busca de objetos para saquear tras los sucesos del 18 de junio de 1815.
Eran tiempos de malos hábitos alimenticios y peor higiene bucal, así que un buen juego de dientes se cotizaba alto en el mercado del naciente oficio de dentista.
Hoy se los conoce como "Dentaduras de Waterloo". Y las usó hasta el propio Wellington. Aunque en su caso los dientes reciclados salieron de otra batalla, de la que no se saben detalles.

6. La noticia del siglo sin ningún periodista
Este dato se lo debemos al profesor de historia de la Universidad de Kingston Brian Cathcart y a su artículo de mayo pasado en el periódico The Guardian: ni uno solo de los casi 50 periódicos y semanarios que existían en Londres en 1815 envió a un reportero a cubrir los sucesos de Waterloo.
"No se consideraba parte del trabajo del periodista ser testigo personalmente de los eventos", explica el profesor.
No fue sino hasta tres días después de saldada la batalla que el mensajero de Wellington llegó a Londres con la noticia de la victoria. En el intervalo, toda clase de rumores se tejieron; todos los escenarios se consideraron en calles, teatros y bares, con efecto de pánico o júbilo colectivo.
En cambio no faltaron los turistas. De acuerdo con Paul O'Kefee, comenzaron a llegar la mañana después de la batalla y llegaron a alimentar un comercio considerable de souvenirs.
"Desde insignas para gorras o escarapelas tricolores hasta sables y pistolas podían comprarse de mano de los campesinos de la localidad", dice el especialista.

Y la tradición también se recuerda en el siglo XXI. De acuerdo con el sitio oficial del bicentenario de la batalla de Waterloo -que organiza la recreación de la batalla en Bélgica- un sombrero de Napoleón para niños puede adquirirse por unos US$17, mientras que una medalla conmemorativa cuesta unos US$12.
Los pines de Wellington y Napoleón valen lo mismo: unos US$9.-

20 de junio, DÍA DE LA BANDERA

El 20 de junio de 1820 moría en Buenos Aires Manuel Belgrano en la pobreza extrema, asolado por la guerra civil. Además de ser el creador de la bandera, Belgrano fue uno de los más notables economistas argentinos, precursor del periodismo nacional, impulsor de la educación popular, la industria nacional y la justicia social, entre otras muchas cosas.
Belgrano se había formado en el Colegio de San Carlos y luego en las Universidades de Salamanca y Valladolid, en España. En 1794, asumió como primer secretario del recientemente creado Consulado, desde donde se propuso fomentar la educación. Creó Escuelas de Dibujo, de Matemáticas y Náutica. Se incorporó a las milicias criollas para defender la ciudad durante las invasiones inglesas y fue uno de los más fervorosos defensores de la causa patriótica durante la Revolución de Mayo. Fue vocal de la Primera Junta de Gobierno, encabezó la expedición al Paraguay, durante la cual creó la bandera. En el Norte encabezó el heroico éxodo del pueblo jujeño y logró las grandes victorias de Tucumán, Salta y Las Piedras. Luego vendrían las derrotas de Vilcapugio y Ayohuma y su retiro del ejército del Norte. En 1816 participó activamente en el Congreso de Tucumán.
Sus incansables preocupaciones abarcaron desde la enseñanza estatal gratuita y obligatoria, hasta la reforma agraria. Infatigable ante los obstáculos encontrados a su paso diría: "Mi ánimo se abatió, y conocí que nada se haría a favor de las provincias por unos hombres que por sus intereses particulares posponían el bien común. Sin embargo, (…) me propuse echar las semillas que algún día fuesen capaces de dar frutos".

Manuel Belgrano y la bandera argentina
La bandera Argentina nació el 27 de febrero de 1812, mientras se gestaban los aires de independencia de las Provincias unidas del Río de la Plata. Debemos aclarar que la bandera argentina no fue el primer símbolo patrio, ya existían las escarapelas que se usaban continuamente en este período; la primera vez que esta bandera se izó, fue en la iglesia de San Nicolás de Bari, donde hoy encontramos el Obelisco como monumento recordatorio; este suceso tuvo lugar el 23 de agosto de 1812.
La bandera argentina no fue legalizada por un largo período, de todas maneras la Asamblea del año XIII promovió en secreto su uso pero no dictó normas escritas para éste. Recién, tras la declaración de la independencia en 1816, dicha bandera fue adoptada como símbolo patrio por el Congreso el 20 de Julio de ese mismo año, agregándole 2 años más tarde el ya conocido dibujo del Sol.
La jura de la Bandera
Al atardecer del 27 de febrero de 1812, el General Belgrano recorrió las líneas de sus tropas y se dirigió hacia ellas diciéndoles lo importante que era el símbolo que estaban defendiendo y que por ende se debía jurar lealtad hacia él. La bandera argentina debía ser siempre una motivación para defender los intereses y bienes del país.
Fue así, que sobre las barrancas del río Paraná, en aquella jornada, los soldados realizaron la jura de la bandera. Prometieron respetarla, quererla, defenderla y del mismo modo hacerlo con su Nación.
Este emblema está compuesto por tres franjas de igual tamaño, la inferior, la superior ambas de colores celestes, mientras que la central posee el color blanco; el Sol amarillo, que actualmente es de uso corriente, antes era utilizado en las banderas Argentinas destinadas a flamear en conflictos militares. Las medidas oficiales son: 1,40 m de largo x 0,90 m de alto.

 Elección de los colores para la bandera.
Que la bandera argentina esté compuesta por los colores celeste y blanco no es casualidad ni tampoco fue una elección al azar; se han formulado miles de
hipótesis acerca de los mismos. Muchos historiadores atribuyen la elección del celeste y blanco a un sentimiento religioso. Éstos figuran en el manto de
María, virgen a la cual Belgrano le rendía culto. Otros hablan de un tradicionalismo local, el escudo de Buenos Aires lleva los colores cielo y plata y
se piensa que éstos pudieron inspirar el formato de la bandera argentina.
De todas maneras, la gran historia que suele contarse es que Manuel Belgrano,
en medio de una batalla, miró hacia el cielo y quedó fascinado por las tonalidades del mismo; de ahí que trasladó sus colores hacia la bandera que hoy todos conocemos. El problema que surge con respecto al color se establece con el matiz de azul o celeste; muchos aseguran que los colores oficiales de la bandera argentina son celeste claro y blanco, mientras que otros dicen que en realidad el azul se utilizó primero y luego, con el correr del tiempo, su matiz fue aclarándose hasta convertirse en celeste.
Hoy en día, la bandera de nuestra nación flamea con los colores celeste y blanco, el decreto nro 10.302 dictado en 1944 decidió que el color original sea azul cielo sin ningún tipo de alteraciones.

En 1938, el Presidente de la Nación, Roberto Ortiz, dictó la ley 12361 que conmemoraba el 20 de Junio como día de la bandera y por ende se declaraba feriado nacional, homenajeando a Manuel Belgrano quien había fallecido el 20 de Junio de 1820.

Marcha Mi Bandera
http://www.youtube.com/watch?v=iut7hEK0tq8

jueves, 11 de junio de 2015

¡¡Cada día te quiero más!!

Figo, el perro lazarillo que evitó que atropellaran a su dueña.  

Ocurrió en Nueva York; un perro guía se colocó frente a un bus escolar para proteger a su dueña ciega; se mantuvo a su lado mientras un equipo de emergencia los atendía a ambos porque resultaron con una lesión, dijeron las autoridades. 

Tanto el golden retriever Figo, como su propietaria Audrey Stone mejoraban de salud hoy, un día después de que el minibus los golpeara en Brewster, unos 100 kilómetros al norte de Nueva York.
Fotos que difundió la policía mostraban pelo del perro pegado en una de las partes de un neumático delantero, según el periódico Journal News.
"El perro recibió gran parte del impacto'', dijo el jefe de policía de Brewster, John Del Gardo. "Y no quería apartarse de su lado. Se mantuvo junto a ella. Estaba ahí para salvarla''.
El conductor dijo que no vio a la señora ni al perro cuando cruzaban el camino y fue citado por no ceder el paso a un peatón. Los dos niños de prescolar que iban en el vehículo resultaron ilesos.

Paul Schwartz, que administra una gasolinera en la intersección, corrió para prestar ayuda.
"El Perro no quería apartarse de ella'', declaró Schwartz. "Se le encimaba y ella no quería que se fuera tampoco. Ella continuaba gritando'' el nombre de Figo, dijo Schwartz. "Nosotros le decíamos que el perro estaba bien''.
"(Figo) nos permitió que le vendáramos una pata sin ningún problema. El perro ladraba, lloraba o se quejaba. Pero hacía el intento de acercarse a su ama'', dijo Schwartz.
Stone, de 62 años, sufrió fracturas en el tobillo, codo y costillas, así como una lesión en la cabeza y fue hospitalizada el martes, de acuerdo al jefe de policía. Figo fue operado y tiene una férula en la pierna.

Fuente: Agencia A.P

sábado, 6 de junio de 2015

¡¡Ni una menos!! - junio de 2015

La violencia contra la mujer es la mayor prueba de cobardía de un hombre, porque se aprovecha de su fuerza para someter, insultar, burlarse, amenazar, golpear, violar, o asesinar a quien no puede defenderse.
Que vergüenza, que bajeza, que cobardía.
Si alguien dice que te ama, y te lastima... NO TE AMA.
Ni una menos!


Patricia Cuscione
3 de junio de 2015

martes, 2 de junio de 2015

DETALHES...

GAL COSTA & ERASMO CARLOS (1980)
https://www.youtube.com/watch?v=kbMrH_Axlm8

Una persona muere cada seis segundos en el mundo por el cigarrillo

En el Día Mundial sin Tabaco, la impactante cifra fue dada a conocer por la Organización Mundial de la Salud; ocho de cada 10 argentinos desconoce la gravedad del cáncer de pulmón. 

CHICAGO (De un enviado especial).- Cada vez que una persona enciende un cigarrillo, debería contar seis segundos y pensar que en ese tiempo otro fumador falleció a causa de una enfermedad relacionada al consumo de tabaco.
El impactante dato que se brindó el pasado 31 de mayo, al celebrarse el Día Mundial sin Tabaco, fue difundido por la Organización Mundial de la Salud (OMS), lo que representa casi 6 millones de muertes al año, de las cuales casi 2 millones son por cáncer de pulmón. Y se estima que en 2030 la cifra llegará a más de 8 millones de fallecidos.
Los datos indican que el 40 por ciento de la población mundial de entre 15 y 65 años fuma. En tanto, si bien en la Argentina la cifra bajó en los últimos años debido a campañas sanitarias, avisos en cajas de cigarrillos y veda para fumar en lugares públicos, la cifra de fumadores sigue siendo alta y ronda el 27 por ciento. Eso son unas 9 millones de personas que consumen tabaco, de las cuales 3 millones fuman más de 25 cigarrillos por día. Pero el dato más alarmante es que cada año mueren 40.000 argentinos a causa del tabaquismo.

"Las personas en su mayoría dicen conocer los daños que produce el tabaquismo pero no cree que esos efectos puedan suceder en sus cuerpos y esto tiene mucho impacto sobre todo en los jóvenes", aseguró a LA NACION la médica cardióloga Laura Grynberg, miembro de la Fundación Cardiológica Argentina.
El consumo de tabaco explica casi seis millones de muertes por año en todo el mundo como consecuencia de las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y las enfermedades respiratorias crónicas, entre las más importantes. Además, es un factor de riesgo presente en 6 de las 8 principales causas de muerte en el mundo.
La especialista explicó que el consumo de cigarrillos afecta severamente al endotelio, la capa interna que recubre tanto al corazón como a los vasos sanguíneos y que les brinda protección.
Entre las enfermedades relacionadas con el tabaquismo activo y pasivo se encuentran distintos tipos de cáncer (pulmón, esófago, vejiga, riñón, estómago, páncreas), enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), enfermedad coronaria, accidente cerebrovascular y enfermedad vascular periférica.

Inicio en el cigarrillo
"Un aspecto preocupante que se observa en todo el país es el descenso en la edad de inicio", sostuvo Grynberg. El mayor porcentaje de adolescentes de nuestro país probó fumar por primera vez entre los 12 y 13 años (44,5%), mientras que un 21,6% lo hizo a los 11 años o menos. Se estima que el 15% del gasto en salud corresponde a enfermedades relacionadas con el tabaquismo activo y pasivo.
Respirar humo de tabaco ajeno incrementa el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, cáncer y enfermedades respiratorias entre quienes no fuman. Se calcula que de las 40.000 muertes anuales por tabaquismo en el país, 6000 corresponden a personas que nunca probaron un cigarrillo pero que estuvieron expuestas al humo de un fumador cercano.
Dejar de fumar es, quizá, una de las mayores acciones que un sujeto tabaquista puede realizar por su salud. Está demostrado además que el abandono del consumo de tabaco es siempre beneficioso, sin importar el grado de daño generado en un individuo.

La gravedad del cáncer de pulmón
De todos los tipos de cáncer que existen, el de pulmón es el que más alto grado de mortalidad genera. Pero este dato y la relación del tabaquismo con esa enfermedad parece no conocerse del todo bien, en la Argentina y otros países de América latina.
Según una investigación divulgada por un laboratorio farmacéutico, que incluyó a 3000 participantes adultos de la Argentina, Colombia y México, además del gran desconocimiento respecto al cáncer de pulmón, hay un gran estigma asociado con esa enfermedad.
La encuesta divulgada en la ciudad de Chicago, EE.UU., donde se desarrolla la reunión anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO, por sus siglas en inglés), aproximadamente 8 de cada 10 consultados declararon que no sabían nada, o sabían poco, sobre el cáncer de pulmón, una enfermedad que mata más personas que el cáncer de colon, de mama y de próstata, juntos.
Más del 90 % de los consultados cree que fumar es el principal factor de riesgo del cáncer de pulmón, pero los investigadores afirman que es una realidad que puede afectar a cualquiera. El oncologo italiano Giorgio Scagliotti, de la Universidad de Torino, brindó en ASCO un dato paralizante: entre un 15 a 20 por ciento de los casos positivos en el mundo de esta enfermedad que afecta el sistema respiratorio, se presenta en personas que nunca fumaron.
"El cáncer de pulmón tiene una mortalidad del 80 por ciento, ya que la mayoría de los casos se detecta cuando está en un estadío avanzado (grado 3). Y de ellos, el 95 por ciento son malignos", explicó a LA NACION en una de las ponencias del congreso del cáncer en Chicago.
La enfermedad se puede contraer también por efectos de la contaminación del aire, por alteraciones genéticas, inhalar asbesto, humos de la cocina o el que se respira como fumador pasivo.

Estigmas
Según la encuesta, en comparación con los resultados globales, los participantes latinoamericanos mostraron un mayor estigma asociado con el cáncer de pulmón, así como un menor nivel de apoyo y comprensión.
La mayoría dijo que las personas que tienen cáncer de pulmón se lo han buscado por fumar (73 % en Argentina, 75 % en Colombia y 68 % en México), y dos tercios de los participantes respondió que los enfermos son mayormente, o totalmente, responsables de su cáncer.
A pesar de que la mayoría encuestada señala que no es mucho lo que se puede hacer cuando una persona es diagnosticada con cáncer de pulmón, los especialistas del laboratorio suizo indicaron que se pueden utilizar terapias dirigidas para lograr mutaciones genéticas y tratar la enfermedad.
Y señalaron que los descubrimientos genéticos específicos para el cáncer de pulmón ayudan a personalizar los tratamientos dirigidos a las mutaciones de genes específicos.
Un 85 % de los encuestados reconoció la importancia de dejar de fumar, el 60 % cree en el diagnóstico temprano, 57 % en la buena comunicación entre médico y paciente, y el 55 % en el apoyo de la familia, los amigos y la comunidad.

Por Víctor Ingrassia
www.lanacion.com.ar/sinbarreras

domingo, 31 de mayo de 2015

Historias mínimas que nos marcan más que cualquier éxito o derrota

Es de noche, afuera llueve. Hace frío. En mi pequeña casilla del
 sur, las gotas suenan en estruendos sobre el techo de chapa. Estoy
 todavía en la cama muy tapado agarrado del pie de Heloísa, que está
 por cumplir 3 años. La vela de la cocina hizo guardia toda la noche
 y destella amabilidad. Son precisamente las 4 y comienzo a pensar en
 prender mi cocina de leña. Aprendí a tener un pequeño duvet para mi
 niña -siempre patea cualquier cosa que la tape-, que al ser muy
 liviano forma una carpa individual sobre ella, apoyado entre Vani y
 el cocinero. Sin peso alguno, la cuida del frío.
 Para dormirse me agarra un dedo y con la otra mano toma el pelo de
 su madre aprovechando los más hermosos rulos que hayan existido
 jamás.
 Miro la cocina desde la cama, anoche la cargué por última vez a las
 10. Seguramente en mis pavas grandes, el agua todavía esta tibia.
 Antes de acostarme, para no hacer ruido al amanecer, dejo unas
 astillas de leña y unas tiras de cajas de cartón para prenderlo.
 Armo el fuego cuidadosamente, dejando aire entre las astillas, y con
 un solo fósforo enciendo el fuego que estará otra vez ardiendo hasta
 la noche. En una hora tengo el horno bien caliente para mi pan negro
 que se está levando sobre el tanque de agua en las alturas de la
 casilla. Hice una masa muy líquida con cuchara de madera y sal de
 mar. Lo cocinaré en un molde casi cuadrado.
 Preparo los dulces del desayuno, dentro de peroles pequeños con tapa
 de madera de olivo. Uno, de damascos, hecho en una chacra de Los
 Antiguos sobre el lago Buenos Aires; el segundo es una jalea de
 corintos que hace mi hermano Carlos de a ocho kilos; el tercero es
 una jalea de membrillos de altura de Cachi. Combinados con la
 manteca casera de Trevelin y mi pan negro tostado sobre el hierro,
 darán comienzo al día.

 Los valles de Trevelin y Corcovado tienen un
 ganado ejemplar con sus pastos de aguas andinas y sus mallines tan
 fértiles como húmedos, donde pacen las bestias en un andar vital.
 De noche Heloísa cumple un ritual antes de lavarse los dientes,
 parada sobre un banquito. Pone a dormir en unos estantes pequeños de
 un esquinero del baño a sus amigos: Chulo, un oso de crochet tejido
 por la madre de Javier, que es tapado con un pañuelo estampado con
 hongos; el caballo de madera con ruedas, cubierto con uno verde de
 Bambi, y los cuatro ositos iguales cobijados con uno cuadriculado
 rosa. Les habla y les desea una feliz noche, pidiéndome que la
 acompañe.
 Es un honor para su papá, a lo largo del día, seguir sus sueños, que
 van de jugar con los botones y las cintas rosas de mi enorme
 costurero a unas horas del columpio que cuelga debajo de un añoso
 coihue, subirse a la mochila de mi espalda y buscar desde las
 alturas los hongos que hay en el bosque pidiéndome que se los
 alcance, o leerle repetidamente los cuentos de Babar, nuestro amigo
 preferido.
 Esta niña es nuestra memoria del amor, no le teme al frío, al viento
 o a la lluvia, seguramente porque fue concebida aquí en una tarde de
 sol sobre unos pastizales, a la vera del arroyo El Gato. Así
 quedaron impregnados en su memoria de concepción estos rasgos de
 arroyadas heladas y sus vientos de otoño que anuncian los metros de
 nieve del invierno, cuando la leñera de mi casilla está colmada de
 leña de ñire.
 Sí, son estas pequeñas cotidianeidades que forman la historia de
 nuestra vida y nos marcan con el amor, más que los grandes triunfos
 o derrotas. Ellas forman parte de la vanidad y se desvanecen como
 sueños.

Fuente: Nota de Francis Mallmann, para Revista La Nación, Buenos Aires, Argentina.

Jorge L. Icardi (Reportero internacional...)

Les Luthiers

Les Luthiers es un grupo argentino de humor, muy popular en países hispanohablantes como Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, México, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela, que utiliza la música como un elemento fundamental de sus actuaciones, con instrumentos informales creados a partir de materiales de la vida cotidiana.
De esta característica proviene su nombre: luthier, que en francés significa "creador de instrumentos musicales".

Los comienzos
Durante los años 60, casi todas las universidades argentinas tenían su propio coro musical, algunos de cuyos componentes adoptaron la costumbre de reunirse fuera de los ensayos con el fin de divertirse bastante preparando bromas musicales que después ellos mismos representarían en los festivales intercorales que tenían lugar a lo largo del curso, a modo de entreacto en tono de humor.
En septiembre de 1965 tuvo lugar el Festival de Coros Universitarios en la ciudad de San Miguel de Tucumán, situada en el noroeste de la República Argentina. Un grupo de jóvenes universitarios presentó un espectáculo de música de humor que habían estado preparando largamente y donde además del montaje en sí presentaban como primicia un conjunto orquestal de instrumentos completamente novedosos, inventados y construidos por ellos mismos con materiales sencillos. Representaron así la parodia de un concierto. El conjunto estaba compuesto por un solista, un pequeño coro y los mencionados instrumentos musicales no convencionales.
La obra central del espectáculo se llamaba Cantata Modatón (llamada luego Cantata Laxatón para evitar problemas con la empresa que producía el conocido laxante Modatón). El autor era Gerardo Masana, un estudiante de arquitectura que además era el inventor de casi todos los nuevos instrumentos (junto con el luthier y músico porteño Carlos Iraldi).
La música de esta pieza parodiaba el estilo de las cantatas barrocas y la letra estaba tomada del prospecto del medicamento laxante previamente mencionado. La presentación fue un rotundo éxito y tanto los asistentes como la crítica en periódicos y revistas de música hablaron de originalidad, humor y rigor en la exposición.
Poco después de estos sucesos, los jóvenes recibieron con sorpresa la oferta de un contrato para repetir el espectáculo de Tucumán en una famosa sala vanguardista de Buenos Aires. Se presentaron con el nombre artístico "I Musicisti" y de nuevo consiguieron un gran éxito. Después fueron llamados por el Instituto Di Tella de Artes, que era el centro de estudios teatrales, musicales y plásticos de más prestigio en la ciudad y reconocido mundialmente. Se decía de este instituto que era el «templo de las vanguardias artísticas». El espectáculo que representaron aquí se llamó IMYLOH, abreviatura de I Musicisti y las óperas históricas. De nuevo obtuvieron un gran éxito.

Historia moderna
En el año 1967, distintas discusiones internas acerca de la retribución para cada músico desembocaron en el fraccionamiento de I Musicisti. Los principales miembros del grupo; Gerardo Masana, Marcos Mundstock, Jorge Maronna, Carlos Núñez Cortés y Daniel Rabinovich siguieron su carrera aparte bajo el definitivo nombre de "Les Luthiers", mientras que "I Musicisti" tardó poco tiempo en naufragar al quedarse sin instrumentos ni escritores principales. Casi al mismo tiempo las composiciones musicales de Les Luthiers empezaron a oírse en las bandas sonoras de algunas obras teatrales y en cortometrajes como Angelito el secuestrado de Leal Rey. El grupo continuó presentando su espectáculo en teatros y cafés-concert.

Integrantes
Primera formación (1967-1971)
Gerardo Masana: fundador, luthier, cuerdas, vientos, voz y metal.
Marcos Mundstock: presentación, vientos, voz.
Jorge Maronna: cuerdas, voz.
Carlos López Puccio: cuerdas, voz.
Carlos Núñez Cortés: teclados, vientos, voz.
Daniel Rabinovich: vientos, latín, alt-pipe, bass-pipe, percusiones, voz.

Segunda formación (1971-1973)
Gerardo Masana
Marcos Mundstock (abandonó el grupo temporalmente en 1971)
Jorge Maronna
Carlos López Puccio
Carlos Núñez Cortés
Ernesto Acher: vientos, teclados, voz. Ingresa, primero como suplente de Marcos Mundstock, y luego continúa como integrante fijo.
Daniel Rabinovich

Tercera formación (1973-1986)
Marcos Mundstock (enfatiza voz).
Jorge Maronna.
Carlos López Puccio.
Carlos Núñez Cortés.
Ernesto Acher (abandona teclados, enfatiza vientos y percusiones).
Daniel Rabinovich (abandona vientos, comienza a utilizar cuerdas y enfatiza pipes y percusiones).

Cuarta formación (1987-2014)
Marcos Mundstock (deja un poco de lado la voz).
Jorge Maronna (comienza a utilizar teclados electrónicos).
Carlos López Puccio (pone como primer instrumento al latín).
Carlos Núñez Cortés (comienza a utilizar teclados electrónicos).
Daniel Rabinovich (comienza a utilizar teclados electrónicos, sintetizador, enfatiza bass-pipe y deja alt-pipe).

En 1970 el quinteto contrató al rosarino Carlos López Puccio, como violinista, y en 1971 a Ernesto Acher, primero para reemplazar a Marcos Mundstock y luego formar parte del plantel del grupo. De esta época son los siguientes espectáculos:
Les Luthiers cuentan la ópera (1967)
Blancanieves y los siete pecados capitales (1969)
Querida condesa (1969)
Opus Pi (1971)
La televisión también les llamó para que aportaran su arte junto a comediantes y artistas de gran prestigio en el ciclo titulado Todos somos mala gente y en el ciclo Los mejores donde actuaron ya en recitales exclusivos. Fue una época de temporadas triunfales en la ciudad de Buenos Aires y en Mar del Plata.
El 23 de noviembre de 1973, el grupo se quedó sin un integrante, el fundador del grupo, Gerardo Masana, que murió de leucemia a los 36 años.
Al cabo de nueve años de representaciones en su país empezaron con las giras internacionales. Desde 1977 organizaron un espectáculo nuevo cada dos o tres años. Las primeras giras tuvieron lugar en Uruguay, Venezuela y más tarde llegaría el turno de España. A finales de los años 70, sus giras llevaron al grupo a la capital de México D. F., que incluyó una presentación en el Palacio de Bellas Artes de esa ciudad.
En 1985 obtuvieron la Mención Especial de los Premios Konex por su enorme aporte a la música popular de Argentina, uno de los máximos galardones que entrega la Fundación Konex.

El año 1986 marcó un antes y un después en la historia del grupo. Uno de los motivos fue la inolvidable actuación que tuvo lugar en el mítico Teatro Colón de la ciudad de Buenos Aires y su arribo a Colombia también en su famoso Teatro Colón. El 2 de diciembre de 1986, por diferencias internas, Ernesto Acher abandonaría el sexteto. Desde entonces los integrantes del grupo pasaron a ser cinco, hasta la actualidad.
En 1994, por problemas cardíacos de Daniel Rabinovich, se incorporó al grupo el humorista argentino Horacio Fontova, hasta la recuperación de Rabinovich.
Los espectáculos mantienen un formato desde 1970: cada uno se divide en obras cómicas. Como una pequeña introducción, antes de cada pieza, Marcos Mundstock suele leer una presentación en donde se describe la obra, o da reseñas de la vida del autor, y tras esta presentación el conjunto musical aparece en escena e interpreta el tema. Pero dos de sus más recientes espectáculos, Los Premios Mastropiero y Lutherapia, se han salido de este esquema. En ellos, las obras interpretadas giran en torno a una temática particular: una entrega de premios y una sesión de terapia, respectivamente.
Se han escrito tres libros relacionados con este grupo. El primero de ellos escrito en 1991 por el periodista colombiano Daniel Samper Pizano, titulado Les Luthiers de la L a la S; el segundo libro, editado en 2004, fue escrito por Sebastián Masana, hijo del fundador del grupo, Gerardo Masana, y se titula Gerardo Masana y la fundación de Les Luthiers; y el último fue escrito por uno de los miembros del grupo, Carlos Núñez Cortés, y se titula Los juegos de Mastropiero, en el que realiza un exhaustivo análisis sobre las distintas formas de humor utilizadas por ellos.

En el año 2007, en celebración de su 40.º aniversario, la legislatura de la ciudad de Buenos Aires los declaró, por unanimidad, Ciudadanos Ilustres. Además, el gobierno de España otorgó a Les Luthiers la Encomienda de Número de la Orden de Isabel la Católica, la más alta condecoración que concede la nación española a extranjeros, que confiere a los músicos el tratamiento de Ilustrísimos Señores.
El 18 de noviembre de 2007, Les Luthiers celebró su 40.º aniversario con un recital titulado Cuarenta años de trayectoria, de entrada libre y gratuita, en el Parque San Benito, ubicado en la intersección de las avenidas Figueroa Alcorta y La Pampa, en la Capital Federal. Les Luthiers pudo reunir más de 120.000 espectadores.

Johann Sebastian Mastropiero
Es necesario un apartado especial para este célebre personaje que Les Luthiers crearon en 1968, en el programa televisivo Todos somos mala gente.
Johann Sebastian Mastropiero es una sátira de los compositores clásicos, tomando los nombres de Johann Sebastian Masana, en sus principios, que luego se alteró a Mastropiero, debido a un personaje que Marcos Mundstock usaba antes. El mismo se llamaba Freddy Mastropiero.
Este personaje se caracteriza por una vida turbulenta cuya trama se va hilando a lo largo de cada presentación realizada por Marcos Mundstock. Gracias a ellas podemos saber que nació de madre y padre italianos, que tuvo un hermano gemelo mafioso llamado Harold Mastropiero, que a pesar de sus múltiples relaciones amorosas tuvo durante un tiempo una pareja estable con la condesa de Shortshot, y que con ella tuvo varios hijos cuyos apellidos significan lo mismo que el de su madre en distintos idiomas; que contrató a una gitana de empleada doméstica, y que ella le dejó de ahijado a Azuceno Mastropiero, entre muchas otras situaciones hilarantes.

Instrumentos informales de Les Luthiers
Luthier es la palabra francesa que designa al fabricante de instrumentos de cuerda. El grupo adoptó este nombre por su costumbre de crear instrumentos a partir de materiales poco comunes, como latas, mangueras, tubos de cartón, globos, etc. El primer constructor de instrumentos informales fue Gerardo Masana, fundador del grupo, el primer instrumento creado, el bass-pipe a vara, construido con tubos de cartón encontrados en la basura y elementos caseros. Cuarenta años después, un émulo de este enorme tubo rodante sigue usándose en escena.
Los primeros instrumentos informales fueron relativamente simples, como el gom-horn (hecho con una manguera, un embudo y una boquilla de trompeta) y algunos de ellos nacieron como parodia de los instrumentos estándar. Éste es el caso del latín, la violata etc. Con el tiempo, se incorporó como "luthier de Les Luthiers" el doctor Carlos Iraldi, quien investigó la construcción de instrumentos atípicos moviéndose entre la perfección técnica y la sensibilidad artística. Así nacieron artefactos tan singulares como la mandocleta (una bicicleta cuya rueda trasera mueve las cuerdas de una mandolina), el ferrocalíope (un calíope que funciona a vapor que pasa por silbatos ferroviarios), el bajo barríltono (un contrabajo cuyo cuerpo es un barril gigante), el órgano de campaña (un órgano que se lleva colgado de la espalda, y cuyo aire es enviado por unos zapatos-fuelles) y muchos otros.
Tras el fallecimiento de Iraldi en 1995, tomó su testigo el artesano Hugo Domínguez, quien fabricó entre otros la desafinaducha, el nomeolbídet y el alambique encantador.

Atendiendo a la clasificación usual de los instrumentos, se pueden catalogar de la siguiente manera:
a). Instrumentos de cuerda
Latín o Violín de Lata: la caja de resonancia es una lata de jamón en conserva.
Violata o viola de lata: la caja de resonancia es una típica lata de pintura.
Contrachitarrone da gamba: es una mezcla de violonchelo y guitarra.
Cello legüero: una mezcla de violonchelo y bombo legüero. Posee cuatro cuerdas que pueden ser tocadas con arco, como si fuera un cello, y su parche percutido con una baqueta, como si fuera un bombo.
Cellato: parecido a un violonchelo, construido con un bote de líquido limpiador.
Mandocleta: una bicicleta cuya rueda trasera hace sonar una mandolina.
Lira de asiento o lirodoro: una lira hecha con un asiento de inodoro.
Guitarra dulce: una guitarra construida con dos latas de dulce de batata.
Bajo barríltono: un contrabajo cuya caja de resonancia es un barril de madera al que va sujeto el diapasón con las cuerdas y en el que el instrumentista se introduce para tocarlo. Posee además cinco ruedas en la parte inferior que permiten al intérprete ir caminando mientras toca.
Nomeolbídet: un organistrum construido con un bidet y un tubo de PVC como diapasón.

b). Instrumentos de viento
Bass-pipe a vara: es similar a un trombón de varas, construido con tubos de cartón. Los tubos van montados en un pequeño carrito con ruedas para permitir su desplazamiento. Produce sonidos sordos y graves. Tiene una versión aguda, el alt-pipe a vara, que no tiene ruedas y sus tubos son de PVC en lugar de cartón.
Tubófono silicónico cromático: es similar a una zampoña, construido con tubos de ensayo, rellenos de silicona a distintos niveles para producir diversas notas. Una versión anterior era el "Tubófono parafínico cromático", relleno con parafina en lugar de silicona.
Tubófono parafínico cromático: De la familia de la zampoña, se usan tubos de ensayo, pero en este caso se encuentran rellenos de parafina de colores en niveles diferentes para dar lugar a los tonos de las notas musicales.
Gaita de cámara: una especie de gaita gigante construida con una cámara de rueda de tractor que alimenta con aire a un glamocot, un clamaneus y una melódica.
Narguilófono: es una flauta dulce insertada en un narguilé, capaz de echar humo.
Alambique encantador: es un gran instrumento dividido en tres secciones, una aguda formada por once copas de acrílico, una formada por ocho botellas de plástico cortadas en su parte media y sumergidas en agua, y una grave formada por cuatro garrafas. Para su ejecución se necesitan tres músicos a la vez.
Glamocot: es similar a un cromorno medieval y produce un sonido parecido al de un pequeño fagot. Cabe mencionar su dificultad de tocar debido a que las notas están en desorden. También forma parte de la gaita de cámara.
Órgano de campaña: es un órgano de tubos que el músico lleva sujeto en la espalda con una mochila, lo que le permite desplazarse mientras lo va tocando.
Glisófono pneumático: es similar a una flauta de Pan, que se afina mediante un émbolo situado en el extremo opuesto al que se sopla.
Bocineta: es un kazoo sujeto a un embudo para amplificar su sonido.
Gom-horn natural: es la imitación de una trompeta, hecho con una manguera de jardín y un embudo. Tiene otras dos versiones: el gom-horn a pistones, que lleva pistones de trompeta, y el gom-horn da testa, la versión más conocida, en el que el extremo de la trompeta va sujeto a un casco que lleva puesto el intérprete.
Calephone da cassa: es una especie de trombón construido con un calentador de agua al que más tarde se le añadió la tubería de un trombón de varas.
Yerbomatófono d'amore: también llamado matófono, hecho con una "calabaza" (recipiente usado para tomar la infusión de mate) cortada por la mitad. Los dos hemisferios son lijados y vueltos a ensamblar, de manera que se produce una vibración cuando se sopla por un agujero.
Corneta de asiento: es un taburete de madera que produce un sonido de corneta al sentarse en él. Cada uno produce un único sonido, por lo que se necesitan varios para formar una melodía.
Clamaneus: es similar al glamocot, también lleva una embocadura de cromorno pero suena una cuarta más grave. También forma parte de la gaita de cámara.
Manguelódica pneumática: es una melódica a la que están conectados dos grandes globos. La melódica está situada en posición horizontal, lo que permite tocarla como un piano.
Ferrocalíope: es un calíope cuyos tubos han sido reemplazados por silbatos de ferrocarril accionados por vapor de agua.
Bolarmonio: está formado por 18 pelotas de fútbol dispuestas en forma de teclado que al ser oprimidas producen distintos sonidos al expulsar el aire a través de unas lengüetas de acordeón.

c). Instrumentos de percusión
Dactilófono o Máquina de tocar: es una máquina de escribir que lleva conectados varios tubos de aluminio, que al oprimir las teclas, emiten un sonido parecido al de un xilófono.
Cascarudo: es un pequeño instrumento, formado por un güiro y un envase de yogur, entre otros elementos, que produce varios sonidos básicos. Su nombre se debe a que imitaba el sonido de un cascarudo, nombre dado a cierta especie de escarabajo.
Desafinaducha: Diseñado y construido por Hugo Domínguez, está inspirado en la ducha de un cuarto de baño, en el que el agua al caer hace girar un pequeño molino que lleva sujetos unos pequeños martillos que golpean un metalófono. Es uno de los instrumentos que integran el Cuarteto (o Cuartito) de Baño. El efecto logrado es un "tremolando" que, mezclado con el fluir del agua, produce un sonido dulce y peculiar.
OMNI (Objeto Musical No Identificado): es un émbolo similar a un inflador de bicicleta que expulsa un tapón de corcho por el extremo del tubo. Su efecto es similar al sonido producido al descorchar una botella.
Campanófono a martillo: Es un teclado que acciona unos electroimanes que mueven unos martillos, los cuales golpean unos tubos metálicos que producen sonidos similares al de una campana.
Tablas de lavar: como su nombre indica, es una tabla de lavar forrada de hojalata, la cual lleva incorporados un pequeño platillo, una caja china y un cencerro, que el intérprete percute llevando dedales. Se utilizan tres, y cada una lleva además una bocina afinada en una nota distinta.
Shoephone o Zapatófono: está formado por un mecanismo de engranajes y manivelas que elevan un par de zapatos, que luego dejan caer sobre una base de madera.
Marimba de cocos: es una marimba cuyas placas de madera son reemplazadas por cocos huecos que suenan al percutirlos.

d). Otros instrumentos
Antenor: un robot que producía distintos sonidos y era capaz de desplazarse, y su rostro podía adoptar distintos gestos. Era controlado desde bambalinas, por control remoto, por tres personas a la vez.

Les Luthiers - Viegésimo Aniversario (1989)
https://www.youtube.com/watch?v=D1rn4hrKAZs

viernes, 29 de mayo de 2015

Patotero Sentimental

Oscar Ferrari con la orquesta de José Basso
https://www.youtube.com/watch?v=35zoBZKV5aU

952 calaveras...

En Serbia, la famosa Cele Kula provoca un efecto lúgubre y romántico.

 Cuando me encontré con este amigo de un amigo que conocía a un amigo en una perdida y lluviosa esquina de la ciudad de Nis, en el sur de Serbia, no pensé que iba a conocer semejante historia.
Este fanático de los videojuegos y mangas japoneses y a la vez eximio historiador local me recibió con cara de curiosidad, evidente ante el desconocimiento mutuo, y con una enigmática sonrisa pensaba cuál era mi verdadero interés por conocer semejante lugar.
 La realidad es que había pescado esta historia husmeando en viejos libros que relataban hechos militares en Europa del Este, y al tener conocimiento de mi ida a esta región organicé una breve pero sustanciosa visita para aprender con más profundidad lo que había sucedido.

La región de los Balcanes ha sido siempre una de las zonas más disputadas de la historia. Un lugar en donde Occidente y Oriente han litigado, guerreado y disputado zonas de influencia. Durante cientos de años el ruido de la caballería pesada, cabalgando frenéticamente, significaba una sola cosa: sálvese quien pueda.
Esta es la ciudad donde nació Costantino el Grande, fundador de Constantinopla, hoy la maravillosa Estambul, donde se encuentran algunas de las iglesias más antiguas del país, con fechas de fundación que van hasta el siglo IV y V. También ha tenido y tiene una posición estratégica, ya que se sitúa en un cruce importante de caminos y vías de tren que unen Europa y Asia Menor. Por aquí pasaban también las antiguas Via Militaris en tiempos romanos y llevaba directamente a la capital del imperio romano de Oriente.

 Empezamos a caminar, no rumbo al lugar estipulado, sino a una portentosa panadería para arrancar el día con un desayuno típico: "Si no comenzamos con un buen burek (una especie de empanada o tarta de masa filo rellena con carne picada, queso y cebollas), no nos merecemos ser de aquí", dice mi compañero, y fuimos degustando esta delicia local mientras caminábamos hacia nuestro destino.
Nuestro punto de llegada, si bien se encontraba a unos centenares de metros, me recibe empapado y atiborrado de burek. ¡Pero contento!
Parados sobre el boulevard Doctor Zoran Ðindic, observamos una pequeña capilla que a lo largo de los siglos se ha transformado en un punto de peregrinaje para los habitantes de este país. Adentro se encuentra la famosa Cele Kula, la torre de las calaveras. Allí entramos. Produce un efecto lúgubre y romántico al mismo tiempo. Lúgubre, por los objetos que la conforman; romántico, por su historia.

 En 1809 un comandante serbio, Stevan Sindelic y sus tropas se enfrentaron con un batallón del ejército otomano en la colina de Cegar. Solos, cercados, en clara inferioridad numérica y sin ninguna posibilidad de recibir ayuda amiga decidieron de cualquier manera hacerle frente al enemigo, al que le causaron numerosas bajas. Como no podían contener el ataque y temían las consecuencias de ser convertidos en prisioneros, el comandante disparó contra su propio arsenal para acabar no sólo con su vida, sino también con la de muchos enemigos que ya estaban sobre ellos.
El Pasha de la región, enterado de este hecho y sorprendido por el arrojo de estos soldados y su final, construyó una torre con sus 952 calaveras, para que sirviera de lección y escarmiento a los habitantes locales.

 Me quedé reflexionando cómo al mejor estilo de Leónidas y sus espartanos, un pequeño grupo de personas le había dejado un legado histórico y espiritual a un pueblo entero.

Fuente: Iván de Pineda, para Revista La Nación, Buenos Aires, Argentina.
 27 de mayo de 2015

Jorge L. Icardi (Reportero internacional...)

Torta de manzanas

Recetas Dulces: Facilísima y fresca torta de manzanas

Ingredientes:
Manteca 300 grs;
Azúcar 300 grs;
Harina 0000 (4 ceros) 300 grs;
Manzanas verdes c/n;
Huevos 2;
Leche 200 cc;
Azúcar impalpable c/n, Canela 2 cucharaditas.

Preparación:
Enmantecar y enharinar un molde para torta de 26 cm.
Para el arenado en un bowl con 2 cornet: juntar la harina, la manteca fría y el azúcar formando un arenado.
Tener cortadas en láminas finas las manzanas. Volcar parte del arenado al molde; colocar las manzanas superpuestas y otra vez el arenado; ligar los huevos junto a las cucharadas de leche y agregar a la preparación.
Espolvorear con un colador el azúcar impalpable mezclado con la canela.
Llevar a un horno moderado durante 45 minutos aproximadamente, hasta dorar bien.

¿Qué es la enfermedad pulmonar obstructiva crónica o EPOC?

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica, o EPOC, es una enfermedad
progresiva que causa dificultad para respirar. La palabra "progresiva" indica
que la enfermedad empeora con el tiempo.
La EPOC puede causar tos con producción de grandes cantidades de
mucosidad (una sustancia pegajosa), sibilancias (silbidos o chillidos al
respirar), falta de aliento, presión en el pecho y otros síntomas.
La principal causa de la EPOC es el hábito de fumar. La mayoría de las
personas que sufren EPOC fuman o solían fumar. La exposición a largo plazo a
otros irritantes de los pulmones —como el aire contaminado, los vapores
químicos o el polvo— también puede contribuir a la EPOC.

Revisión general
Para entender la EPOC es bueno entender cómo funcionan los pulmones. El
aire que usted respira baja por la tráquea a unas vías respiratorias llamadas
bronquios, una especie de tubitos que se encuentran dentro de los pulmones.
Dentro de los pulmones, los bronquios se ramifican en miles de tubos más
pequeños y delgados llamados bronquíolos. Estos tubos terminan en racimos
de sacos de aire redondeados llamados alvéolos.
Por las paredes de esos sacos de aire o alvéolos pasan unos vasos sanguíneos
pequeños llamados capilares. Cuando el aire llega a los alvéolos, el oxígeno
pasa por las paredes de los alvéolos a la sangre de los capilares. Al mismo
tiempo, el dióxido de carbono, que es un gas de desecho, pasa de los capilares
a los alvéolos. Este proceso se llama intercambio gaseoso.
Los bronquios y los alvéolos son elásticos. Cuando usted inhala o toma aire,
cada alvéolo se llena de aire como si fuera un globo diminuto. Cuando exhala
o deja salir el aire, los alvéolos se desinflan y el aire sale.

En la EPOC, la cantidad de aire que entra y sale por las vías respiratorias
disminuye por una o más de las siguientes razones:
•Los bronquios y los alvéolos pierden su elasticidad.
•Las paredes que separan muchos de los alvéolos están destruidas.
•Las paredes de los bronquios se vuelven gruesas e inflamadas.
•Los bronquios producen más mucosidad que en condiciones normales y esta
mucosidad puede obstruirlos.

En los Estados Unidos el término "EPOC" abarca dos enfermedades principales:
el enfisema y la bronquitis crónica.
En el enfisema, las paredes que separan muchos de los alvéolos están
lesionadas. Por esta razón, los alvéolos pierden su forma normal y se aflojan.
Este tipo de lesión también puede destruir las paredes de los alvéolos, lo cual
da origen a que haya menos alvéolos y sean más grandes, en vez de muchos
alvéolos diminutos. Si esto sucede, disminuye el intercambio gaseoso en los
pulmones.
En la bronquitis crónica, la capa que cubre el interior de las vías respiratorias
está constantemente irritada e inflamada. Esto hace que esta capa se vuelva
gruesa. Dentro de las vías respiratorias se forman grandes cantidades de
mucosidad, lo cual hace que sea difícil respirar.
La mayoría de las personas que tienen EPOC sufren enfisema y bronquitis
crónica al mismo tiempo. Por eso, el término general "EPOC" es más
apropiado.

Perspectivas
La EPOC es una causa importante de discapacidad y ocupa el tercer lugar entre
las causas de muerte en los Estados Unidos. En la actualidad, millones de
personas tienen un diagnóstico de EPOC. Es posible que muchas más personas
tengan la enfermedad sin saberlo.
La EPOC aparece lentamente. Los síntomas a menudo empeoran con el tiempo
y pueden limitar la capacidad de la persona de realizar sus actividades
cotidianas. La EPOC grave puede impedirle realizar incluso las actividades
elementales, como caminar, cocinar o encargarse de su cuidado personal.
Casi siempre la EPOC se diagnostica en personas de edad madura o avanzada.
La enfermedad no se transmite de persona a persona, es decir, no es
contagiosa.
Aún no existe cura para la EPOC y los médicos no saben cómo revertir los
daños que la enfermedad causa en las vías respiratorias y los pulmones. Sin
embargo, los tratamientos y los cambios en el estilo de vida pueden ayudarle a
que se sienta mejor, permanezca más activo y retrase la progresión de la
enfermedad.

Fuente: National Institutes of Health
 Department of Health and Human Services
 USA.go