miércoles, 11 de octubre de 2017

11 de octubre - Día Internacional del Dulce de Leche

Los argentinos son los primeros consumidores mundiales, con un promedio de tres kilos anuales per cápita. 

El Día Internacional del Dulce de Leche se celebrará este miércoles 11 de octubre, con los argentinos como primeros consumidores mundiales a razón de tres kilos anuales per cápita. Este manjar, junto con el asado, las empanadas y mate, integra el patrimonio cultural gastronómico nacional.
A la hora de elegir un postre o ante las ganas de comer algo dulce, caramelos, bombones, chocolates, arrolladitos, flanes, budín de pan, churros, facturas, cañoncitos, bombas, merengues, tortas, helados, panqueques y alfajores, como el pan y las tostadas del desayuno o la merienda, suelen estar acompañados de este exquisito producto en las mesas del país.
Elaborado con leche de vacas holando Argentino y Jersey, ovejas, cabras y búfalas, los hay de varios tipos: tradicional, familiar, repostero y alfajorero (y también algunas versiones gourmet), describió la Cámara Argentina de Productores de Dulce de Leche y Afines (Capdlya) en vísperas de la celebración .
"Si de manjar se trata no hay aún nada que compita con el dulce de leche por esta parte del mundo, razón por la cual la estrella de nuestra producción es el dulce de leche con miel, una opción deliciosa que está ganando cada vez más fanáticos", afirmó el año pasado para esta fecha Mario Corridoni, un apicultor de 35 años de experiencia en la producción de La Agroapícola.
El integrante de la cooperativa que envasa hasta 2.400 kilos de miel por hora en su planta del Complejo Industrial Nogalis, en el partido bonaerense de Exaltación de la Cruz, Corridoni contó que esta combinación es muy buena porque le aporta al dulce de leche 36 propiedades más y una textura particular.
Estudiantes de la Facultad de Ciencias de la Alimentación de la Universidad Nacional de Entre Ríos en la ciudad de Concordia, proyectaron una impresora 3D que imprima alimentos, y como primer plato a crear con esa tecnología diseñaron un panqueque con dulce.

Sobre el origen del dulce de leche, que se atribuyen varios países de Asia, Europa y América, el historiador Daniel Balmaceda, autor del libro La comida en la historia argentina señaló que "en general todo este tipo de información se encuentra en correspondencias, diarios íntimos y documentos de la época".
Balmaceda explicó que había pistas a lo largo de los años. Primero surgió una historia que involucra a la escritora Victoria Ocampo, quien quiso impresionar al director de orquesta ruso Igor Stravinsky y le ofreció nuestro dulce, pero él le dijo que eso se llamaba Kajmak. "Es una comida de nuestra tierra", aseguró.
El historiador halló luego "una correspondencia de Tomás de Anchorena, el diputado del Congreso de Tucumán, que en 1814 le pedía a un amigo cordobés que le enviara dulce de leche, cuando se supone que en la Argentina se inventó en 1829. O sea que 15 años antes, por lo menos", cuando según otra versión lo había inventado la cocinera de Rosas accidentalmente al olvidarse la olla de leche con azúcar sobre el fuego.
"Lo cierto es que uno descubre que el dulce se comía en el sudeste asiático en la antigüedad, y que de allí pasó a Filipinas y por el Pacífico a Acapulco", resumió Balmaceda tras repasar algunas anécdotas sobre el origen del producto.

Para hacer un buen dulce de leche, según la experta Ximena Sáenz -de Cocineros Argentinos- hay que poner 3 litros de leche entera, 800 gramos de azúcar, una cucharadita de bicarbonato de sodio y esencia de vainilla a hervir, luego bajar el fuego y revolver de a ratos, en una olla de doble o triple fondo para que conduzca mejor el calor.
A la tercera hora de cocción empieza a notarse el cambio, porque la preparación se pone más densa y oscura por la gran evaporación del agua de la leche y la caramelización del azúcar. El punto se comprueba cuando una gota de la mezcla no corre cuando se la apoya sobre un plato congelado en el freezer.

Fuente: lanacion.com.ar/sinbarreras

sábado, 30 de septiembre de 2017

No te rindas - de Mario Benedetti

No te rindas, aún estás a tiempo
de alcanzar y comenzar de nuevo,
aceptar tus sombras,
enterrar tus miedos,
liberar el lastre,
retomar el vuelo.

no te rindas que la vida es eso,
continuar el viaje,
perseguir tus sueños,
destrabar el tiempo,
correr los escombros,
y destapar el cielo.

no te rindas, por favor no cedas,
aunque el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se esconda y se calle el viento,
aún hay fuego en tu alma
aún hay vida en tus sueños.
porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
porque lo has querido y porque te quiero
porque existe el vino y el amor, es cierto,
porque no hay heridas que no cure el tiempo.

Abrir las puertas,
quitar los cerrojos,
abandonar las murallas que te protegieron,
vivir la vida y aceptar el reto,
recuperar la risa,
ensayar un canto,
bajar la guardia y extender las manos
desplegar las alas
e intentar de nuevo,
celebrar la vida y retomar los cielos.

no te rindas, por favor no cedas,
aunque el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se ponga y se calle el viento,
aún hay fuego en tu alma,
aún hay vida en tus sueños
porque cada día es un comienzo nuevo,
porque esta es la hora y el mejor momento.
porque no estás solo, porque yo te quiero.

Vacío relleno con provoleta braseado con ensalada y papas al romero

Ingredientes:
Vacío 1
Sal
Pimienta
Ajo 3 dientes
Cebolla de verdeo 2
Provoleta 1

Salsa:
Cebolla de verdeo 2
Vino tinto 1 taza

Vinagreta:
Jugo de limón 2 cdas
Miel 1 cdta
Aceite de oliva 6 cdas
Mostaza 1 cda

Ensalada:
Rúcula
Ensalada capuccina
Tomate cherry
Rabanitos
Cebolla morada

Papas rústicas:
Papa 1 kilo
Romero
Jugo de limón 1
Queso de rallar 50 grs

Procedimiento:
Desgrasar el vacío y disponerlo sobre la mesada. Salpimentar y cubrir (de un solo lado) con ajo y cebolla de verdeo picados más la provoleta rallada.
Cerrar con palillo o coser con hilo parrillero y dorar en oliva de ambos lados.
Para la salsa, rehogar la cebolla picada en oliva y desglasar con vino tinto.
Terminar la cocción del vacío al horno con la salsa por 25 minutos.
Para la guarnición, filetear los vegetales y aderezar.
Para las papas, lavarlas y cocerlas al horno con piel adobadas con aceite de oliva, jugo de limón, aromatizadas con romero, saborizadas con queso de rallar
y condimentadas con sal y pimienta.

Fuente: http://www.cocinerosargentinos.com/recetas/11/3996/Carnes/Vaco-relleno-con-provoleta-braseado-con-ensalada-y-papas-al-romero.html

Cuidar lo que dices, respetar lo que escuchas y meditar lo que callas...

Un discípulo llegó muy agitado a la casa de Sócrates y empezó a hablar de esta manera:
–¡Maestro! Quiero contarte cómo un amigo tuyo estuvo hablando de ti con malevolencia...

Sócrates lo interrumpió diciendo:
-¡Espera! ¿Ya hiciste pasar a través de los Tres Filtros lo que me vas a decir?
-¿Los Tres Filtros…?
-Sí – replicó Sócrates. El primer filtro es la VERDAD. ¿Ya examinaste cuidadosamente si lo que me quieres decir es verdadero en todos sus puntos?”
-No... lo oí decir a unos vecinos...
-Pero al menos lo habrás hecho pasar por el segundo Filtro, que es la BONDAD: ¿Lo que me quieres decir es por lo menos bueno?
-No, en realidad no… al contrario...
-¡Ah! – interrumpió Sócrates.- Entonces vamos al último Filtro. ¿Es NECESARIO que me cuentes eso?
–Para ser sincero, no... Necesario no es.
–Entonces -sonrió el sabio- Si no es verdadero, ni bueno, ni necesario… sepultémoslo en el olvido...

REFLEXIÓN:
Cuantas veces hablamos utilizando los tres filtros? ...
No es fácil pero cuando utilizamos estos tres filtros, tanto en el trabajo como fuera de él, logramos una mejor comunicación y entendimiento ... si lo que queremos decir no supera los tres filtros es mejor sepultarlo en el olvido.

lunes, 25 de septiembre de 2017

Michel de Nostradamus

Michel de Notre-Dame nació el 14 de diciembre de 1503 en Saint-Réiny, un pequeño pueblo del sur de Francia. Fue el primogénito de los dieciocho hijos que habría de tener el matrimonio formado por Rcyiére de Saint-Rémy y Jaumet de Notre-Dame.
Aunque la familia Notre-Dame era católica y temerosa de Dios como sus vecinos del pueblo, por cierto es que los bisabuelos del joven Michel habían sido judíos, convertidos al cristianismo para evitar las persecuciones impuestas por la Inquisición.
Ya desde niño, Michel de Notre-Dame manifestó tener un carácter introvertido que lo caracterizaría durante el resto de su vida. La inteligencia brillante y su insaciable avidez de conocimientos, lo llevaron a tener como mejor amigo durante su infancia a una persona muy especial, que marcaría el rumbo de su educación.
Se trataba de su abuelo materno, Jean de Saint-Rémy, quien en aquel momento se desempeñaba como médico personal del rey Renato y su hijo, el Duque de Calabria.
En su abuelo Saint-Rémy, Michel encontró la compañía amistosa y la comprensión intelectual que no podían brindarle sus padres y hermanos. De esta forma, pronto comenzó a acompañar a su abuelo en los quehaceres profesionales, mientras lo interrogaba lúcidamente sobre los secretos y teorías de su trabajo. Jean de Saint-Rémy se sentía orgulloso de la vocación médica de su nieto y se convirtió en su primer maestro en el difícil arte de la Medicina, en una época en que ésta se encontraba peligrosamente ligada a la superchería, inculcándole algunos principios revolucionarios.
Gracias a esta influencia, a los catorce años, Michel de Notre-Dame ya era un intelectual de sólida formación, capaz de leer, escribir y hablar correctamente no sólo el francés materno y el hebreo hereditario sino también el latín, el griego y el italiano. También poseía avanzados conocimientos de matemáticas, pero su principal interés por el momento se centraba en la Medicina.

SUS AÑOS DE ESTUDIO
En la Francia del siglo XVI la profesión médica era una de las pocas permitidas a los judíos y una conversión que databa apenas de tres generaciones, bastaba para escapar a la hoguera de la Inquisición, pero no para hacer de los Saint-Rémy y de los Notre-Dame “católicos verdaderos”. De modo que ambas familias seguían siendo hebraicas ante la ley y no hubo objeción alguna para que su hijo se enrolara en la Universidad de Montpellier, una de las más famosas escuelas médicas de Europa. Sin embargo, Michel de Notre-Dame no fue directamente de Saint-Rémy a esta Universidad sino que primero viajó a la vecina ciudad de Avignon, donde ingresó en la Facultad de Artes. Tenía quince años y pasaría allí los tres siguientes, completando su formación intelectual. Recién en 1522 partió hacia Montpellier, donde estudiaría Medicina y, siguiendo la costumbre de la época, latinizaría su nombre convirtiéndolo en Nostradamus.

LA «PESTE NEGRA” EN EUROPA
Plegarias, discursos y castigos se mezclaban con sangrías y ungüentos en su inefectivo intento por combatir la epidemia llegada de Medio Oriente, que diezmaba sistemáticamente a la población sin diferenciación de clases sociales. En ese momento sólo había una verdad indiscutible frente a la enfermedad, la Peste Negra desaparecería cuando ya no quedara nadie a quién matar, para volver implacablemente en cuanto los pueblos se recuperaran. Frente a esa desoladora realidad, Nostradamus se dedicó a observar el comportamiento de esta enfermedad devastadora.
Así advirtió que los pacientes enfermaban en forma súbita y caían como fulminados. Su examen revelaba manchas oscuras en pecho y abdomen, como también ganglios dolorosamente inflamados en axilas e ingle, llamados bubones.En Montpellier, Nostradamus encontró y comenzó a cumplir la primera parte de su extraordinario destino, adquiriendo las herramientas y conocimientos necesarios para convertirse en un médico famoso.
En sus días de esmerado estudiante, vivió en el número 6 de la Rue del Foin y fue en el sótano de esa casa que montó el primero de sus laboratorios. Encerrado en ese sótano profundizó los conocimientos transmitidos por su abuelo Saint-Rémy y aquellos adquiridos en la Universidad, dedicando interminables horas a la lectura y a los métodos científicos de indagación. Su carácter solitario e introvertido se fue profundizando, así como sus conocimientos de la misteriosa e inquietante ciencia.
 No tuvo que esperar mucho tiempo para aplicar en el terreno práctico sus conocimientos científicos, y el sur de Francia que lo viera nacer sería el escenario de su primera práctica como médico de campaña. Durante décadas la Peste Negra o peste bubónica había golpeado implacablemente Europa y todos los esfuerzos tradicionales habían fracasado en su intento por detenerla.
El curso del mal era rápido y doloroso: fiebre altísima, delirio, vómitos, diarrea y, por último, convulsiones seguidas de muerte. Los cadáveres, a menudo contorsionados en posturas grotescas, con los ojos desorbitados y las lenguas hinchadas, se ponían negros con increíble velocidad. Conociendo lo irreversible del mal, los vecinos y parientes solían abandonar a los enfermos a su suerte, tapiándolos en sus hogares a menudo con sus familias si éstas no escapaban a tiempo.
Las poblaciones se cerraban a los viajeros, las precarias comunicaciones se interrumpían, el comercio se paralizaba y las ciudades y los reinos entraban en el caos, mientras falsos profetas y predicadores florecían y medraban a la sombra de la desesperación general. En ese marco fue que, recordando las ideas de su abuelo Saint-Rémy y aplicando los resultados de sus propias investigaciones, Nostradamus se dedicó a combatir la enfermedad de raíz.

LOS CONOCIMIENTOS REVOLUCIONARIOS DE NOSTRADAMUS:
La conclusión a la que llegó el hombre que habría de profetizar, con magnífica precisión los más grandes acontecimientos ocurridos en los siguientes cuatro siglos era bastante sencilla, pero no por eso menos revolucionaria para el momento. Nostradamus observó que no sólo los remedios empleados eran absolutamente inútiles sino que, además, no se hacía nada para impedir la propagación del mal. La peste bubónica es una enfermedad propia de las ratas, transmitida a los seres humanos por la picadura de las pulgas que plagan a estos roedores y que la inoculan por medio de su saliva. Cuando una colonia de ratas contrae peste, los roedores mueren en grandes cantidades.
A medida de que los cadáveres se enfrían, las pulgas los abandonan en busca de sangre caliente y se dispersan, picando y, al mismo tiempo contagiando, a todo ser vivo que encuentran. Las condiciones sanitarias del siglo XVI no estaban muy por encima de las del medioevo y la higiene era aún considerada como signo de vanidad y, por lo tanto, de la influencia del Demonio. Esas costumbres, sumadas a la deficiente nutrición, creaban el campo ideal para que la peste se expandiera en todas las direcciones. Los enfermos morían en malolientes habitaciones cerradas, porque se creía que el aire propagaba las enfermedades. El menor síntoma de enfermedad significaba una sangría que sólo servía para debilitar al paciente y el inútil tratamiento se completaba con purgas destinadas a limpiar el organismo de la enfermedad.
Nostradamus descartó estas y otras insensateces y atacó la peste como lo haría cuatro siglos más tarde otro médico francés, Louis Pasteur: con limpieza y aire fresco, reforzados en su caso por el empleo de hierbas medicinales. En aquellos días de muerte y terror, la profesión médica no era bien vista y muchos condenados maldecían a los supuestos encargados de curarlos, que sólo les infligían más y más dolor. La población desconfiaba de los médicos y los rumores hablaban abiertamente sobre influencias satánicas y castigos divinos. El joven doctor Nostradamus no se dejó acobardar por la hostilidad de sus compatriotas y siguió adelante con su revolucionario tratamiento, logrando curas que fueron calificadas de milagrosas.
Su batalla contra la peste duró varios años y lo llevó a Narhone, Carcasonne (donde fue médico personal del obispo Amenien de Fays, que lo protegió del recelo de sus colegas y las intrigas de la Inquisición) y Toulouse, antes de regresar a Montpellier en 1529 para seguir estudiando. Permaneció en esa ciudad tres años más, enseñando en la misma Universidad en la que se formara como médico antes de regresar a Toulouse, donde estableció su consultorio.
En el interín, Nostradamus conoció a quien sería su primera esposa, Ana de Cabrejas. En 1534, ya casado y padre de dos hijos, recibió una invitación del Médico Julio César Escalígero para radicarse con su familia en la ciudad de Agen, ubicada al norte de Toulouse. Así lo hizo y allí le esperaría su peor batalla contra la peste y aquella en la que la “Muerte Negra” lo habría de derrotar.
En 1537 murieron su esposa y sus dos niños, víctimas de la peste bubónica. En ese momento, Escalígero tuvo una disputa con él, y las autoridades de la Iglesia le solicitaron enfrentarlo a la Inquisición en Toulouse por un descortés comentario hecho sobre la realización de una estatua de la Virgen María.
En 1545 acudió con el físico Louis Serre para combatir un brote de peste en la comunidad de Marseille, para luego continuar en su intento por la erradicación de la misma en las regiones de Salon-de-Provence y Aix-en-Provence, siendo la primera donde establecería su residencia, la cual habitaría hasta su fallecimiento.

Segundo matrimonio
Al establecerse en Salon-de-Provence, en 1547 desposó a una viuda adinerada llamada Anne Ponsarde Gemelle. Durante este período, Michel comenzó a alejarse de la Medicina para acercarse a lo oculto. Con su supuesta habilidad para prever el futuro, escribió una serie de almanaques anuales (siendo el primero publicado en 1550), donde comenzó a utilizar la versión latina de su nombre auténtico, refiriéndose ahora como Nostradamus. Fue gracias a su éxito que se vio motivado a continuar redactando con mayor frecuencia dichas publicaciones.
Tras el exitoso serial de publicaciones proféticas, muchas personas provenientes de alejadas regiones francesas comenzaron a contactar a Nostradamus con tal de conocer lo que les depararía en su vida futura a través de los horóscopos. Debido al creciente número de clientes, decidió iniciar un proyecto, consistente en escribir un libro de 1000 redondillas, conocidas como "centurias", las cuales consistían en versos proféticos donde extendía la información contenida en sus anteriores almanaques. Sin embargo, con la intención de evitar una polémica que condujera a posibles enfrentamientos con la Inquisición, inventó un método para oscurecer las profecías del libro utilizando juegos de palabras y mezclando idiomas, tales como provenzal, griego, latín, italiano, hebreo y árabe.
Al ser publicada su máxima obra escrita bajo el nombre de Las profecías, muchos empezaron a criticar su contenido, argumentando que constituía información obtenida del demonio, y clasificando a Nostradamus como hereje. Contrariamente, ciertos sectores sociales apoyaron la publicación, otorgándole un distintivo de importancia espiritual, al considerar la obra como una post-biblia auténtica.
Catalina de Médici, esposa del rey francés Enrique II, se pronunció como una de las más grandes admiradoras de Nostradamus tras leer cada uno de sus almanaques publicados. Debido a ello, lo invitó a París para preguntarle sobre el futuro de sus hijos a través de horóscopos.

Últimos años y muerte
En sus últimos años en Salon de Provence, Nostradamus sufría de insuficiencia cardíaca, artritis y gota. Hacia 1566, la gota se convirtió en un edema cardiopulmonar, que le causaría la muerte. A finales de junio de 1566 hizo llamar al notario Roche para redactar su testamento.
Al amanecer del 2 de julio de 1566, su secretario, Jean de Chavigny, lo encontró muerto, de un ataque cardíaco.

Las profecías de Nostradamus
Hubo biografías de Nostradamus que afirman que temía ser perseguido por hereje por la Inquisición, ya que muchos otros, quienes habían publicado ideas polémicas en aquellos tiempos, habían sido llevados a juicio.
Según algunos «intérpretes» de Nostradamus, por esta razón decidió volver sus cuartetas extremadamente crípticas, con omisiones de palabras clarificadoras que tal vez servían para respetar la métrica de la poesía, con alusiones, con autorreferencia a otras partes de la profecía, con frases enigmáticas, con apócopes, metátesis y breves anagramas. Las cuartetas están cargadas de metáforas y de palabras griegas y latinas empleadas en un modo muy particular de Nostradamus.
Probablemente debido a la oscuridad de sus cuartetas proféticas, estas han perdurado por siglos y han sido a menudo interpretadas de manera distinta por diferentes escritores a lo largo de los años. Muchos libros han sido escritos basándose en estas varias interpretaciones, a pesar de que las diversas «lecturas» de su material han variado de una publicación a otra.

Preparación y métodos para la profecía
Sus estudios médicos incluyeron escritos hechos por Albertus Magnus, Paracelsus y Cornelio Agrippa.
También usó una técnica de Branchus, el profeta délfico de Grecia, que consistía en sentarse sobre un trípode de bronce y contemplar el interior de un cuenco de bronce lleno con agua y varios aceites y especias.
"He vaciado mi alma, cerebro y corazón de toda preocupación y he logrado un estado de tranquilidad y quietud de la mente, los cuales son requisitos para predecir a través del trípode de bronce".

Críticas
Los críticos sostienen que su reputación como profeta ha sido construida por intérpretes de nuestros tiempos, que hacen calzar sus palabras con eventos que ya se han verificado o que son tan cercanos que pueden ser considerados como inevitables, un proceso conocido como «precognición retroactiva». Hay quienes sostienen que ninguna cuarteta de Nostradamus ha sido interpretada antes de que un determinado acontecimiento previsto por esta se haya cumplido, o son de significado muy genérico, por ejemplo: en algún lugar de Occidente habrá un incendio, en Oriente comenzará una guerra espantosa.
Incluso El especialista en su vida y obra, Peter Lemesurier, llegó a la conclusión de que Nostradamus no fue profeta ni clarividente, sino simplemente un ocultista que empleó varios métodos arcanos para oscurecer las profecías del Mirábilis liber y eventos pasados.
Algunos escritores creen que Nostradamus no escribía como profeta, sino que comentaba eventos que pertenecían a sus tiempos. Pero, para evitar persecuciones escribía de manera elusiva y utilizando un lenguaje críptico y metafórico. Esto sería parecido a la interpretación preterística del Apocalipsis de Juan; tal vez quería simplemente escribir a propósito de eventos contemporáneos, pero con el pasar del tiempo sus escrituras fueron interpretadas como profecías.
La mayor parte de las cuartetas tratan sobre desastres de varios tipos, que incluyen epidemias, terremotos, guerras, inundaciones, asesinatos, sequías, batallas y otros temas parecidos. Algunas profecías son genéricas, sin precisar lugares y fechas; otras parecen tratarse de un personaje o de un pequeño grupo de personas. Algunas se refieren a un solo pueblo o ciudad, otras enumeran poblaciones diferentes.

domingo, 24 de septiembre de 2017

"Canción de los vagabundos" - Raúl González Tuñón

Salud a la cofradía
trotacalle y trotamundo.
Todo nos falta en el mundo,
todo menos la alegría.

Y viva la santa unión
de Sin ropas y Sin tierras.
Todo nos falta en la tierra.
Todo menos la ilusión.

Corto sueño y larga andanza
en constante despedida.
Todo nos falta en la vida.
Todo menos la esperanza.

Amigos de las botellas
pero poco del trabajo.
Todo nos falta aquí abajo.
Todo, menos las estrellas.

Inofensiva locura,
sin razón de vagabundo.
Todo nos falta en el mundo.
Todo, menos sepultura.

Prosigamos, si dios quiere,
nuestro camino sin dios,
pues siempre se dice adiós,
y una sola vez se muere.

Raúl González Tuñón

Alejandro del Prado - "Salud a la cofradía"
(en vivo, en el Paraninfo de Santa Fe. Año 1985)
https://youtu.be/IDKSz6sJ_vQ

¡¡¡No me peguen... Soy Arturito!!!

En clase de Medicina pregunta el profesor:
- ¿Quién puede decirme cuál es el órgano delcuerpo que puede agrandarse 9 veces su propio tamaño?

Toda la clase se queda en silencio; una chica levanta la mano y con voz muy tímida dice:
- El pene...

El profesor, sin perder la compostura y con visible serenidad, responde: 
- No hijita... Es la pupila. Pero felicite a su novio de mi parte...

¿Cómo hacer un tierno matambre arrollado?

¡¡Toda una delicia!!

Ingredientes:
 Matambre de ternera (1 y 1/2 kilo)
 Zanahorias 2
 Espinaca 1 atado
 Morrón 1
 Aceitunas verdes 1 taza
 Queso rallado 2 tazas
 Huevos 7

Procedimiento:
Tener en cuenta que si el matambre se hierve, se debe colocar la parte de la grasa hacia adentro.
Si se hace al horno, la parte de la grasa debe ir hacia afuera.
Sobre la parte de la grasa condimentar con sal y pimienta a gusto. Agregar zanahoria, morrón, aceitunas y unas hojas de laurel. Agregar huevos duros enteros  y comenzar a enrollar.
Una vez enrollado cubrirlo con papel film y cerrar haciendo un nudo en cada extremo con el mismo film.
Luego mandarlo a un recipiente con agua con un hervor suave por una hora y cincuenta minutos aproximadamente.
Una vez que se retira del recipiente, colocarle un objeto pesado para que presione sobre el mismo y así, evitar que se desarme al cortarlo.

Fuente: http://www.cocinerosargentinos.com/recetas/11/536/Carnes

Sitio y Aplicación "DogHero"

No tenía con quién dejar su perro y creó un AirBnB para mascotas: alojamiento desde $ 150 la noche  
El sitio y la aplicación ya cuentan con 700 anfitriones en el país; su creador Eduardo Baer contó cómo se le ocurrió la idea y cuál es el futuro del negocio 

Cualquiera que tenga un perro sabe de la encrucijada que se genera cada vez que hay que dejarlo porque uno se va de vacaciones, de fin de semana largo o de viaje de trabajo. Muchas veces algún familiar se encarga de cuidarlo pero otras veces no puede y entonces aparece la alternativa del hostel de perros pero incluso esa opción tiene sus limitaciones ya que a veces no tienen cupo para recibir otro animal.
Lo mismo que pasa en Argentina, también sucede en Brasil y Estados Unidos, países que inspiraron a Eduardo Baer y a su socio para crear el sitio y aplicación DogHero, mediante la cual una persona o familia se puede inscribir para ser anfitriona y recibir a un perro mientras su dueño no puede atenderlo. Cada anfitrión establece su remuneración de acuerdo a su servicio, las comodidades de su vivienda y su especialización ya que hay veterinarios y cuidadores que también se postulan.
Según Baer, la idea se le ocurrió mientras cursaba en la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, y pensaba en volver a vivir en Brasil y tener un perro. "Mi esposa me dijo que si teníamos uno iba a ser difícil porque no teníamos con quien dejarlo si viajábamos. Empecé a preguntarles a amigos en Brasil qué hacían con sus perros cuando viajaban y muchos me dijeron que los dejaban con su familia porque no confiaban en los canes", contó el brasileño, en Comunidad de Negocios.
"Unos amigos de Estados Unidos también me dijeron lo mismo pero con la salvedad de que, desde hace tres años, usaban un sitio o app donde habían encontrado familias que se los cuidaban. Eso me encantó. Brasil es un mercado gigantesco de perros igual que la Argentina y yo tenía experiencia creando apps", agregó.

El negocio comenzó hace tres años en Brasil donde ya tienen 12 mil anfitriones en 600 ciudades, mientras que en Argentina, los anotados son 700 en tres localidades, a sólo tres meses de su desembarco en el país. El proceso es el siguiente: los interesados se inscriben y luego se hace un proceso selectivo. Así de 3000 inscriptos, quedaron 700. Luego, cada uno de los anfitriones establece su tarifa, que va de $150 a $300 la noche, y ellos se quedan con el 25% porque ofrecen la plataforma, el contacto con los clientes y una asistencia médica para que los dueños de perros se queden tranquilos. La garantía es por $15 mil.
"La idea original la tuve mirando aplicaciones de Estados Unidos pero después hay particularidades regionales. Estamos haciendo una aplicación local, no una copia", aseguró.
En tanto, consultado sobre la posibilidad de sumar a otras mascotas en el futuro como son los gatos, dijo que están estudiando como sería ese servicio."El problema con los gatos es que, cuando se los saca del lugar donde están acostumbrados, se ponen agresivos e intentan huir. Empezamos a estudiar qué hacer y, si nos decidimos, imagino que va a ser un servicio diferente", concluyó.

lunes, 11 de septiembre de 2017

MAESTROS que han hecho historia: Un tal Fabián Alfredo...

Existen personas que se cruzan por nuestras vidas, que nos hacen inmensamente felices; nos motivan a seguir siempre adelante; le dan sentido y nivel a nuestro quehacer.
Existen personas, que uno agradece eternamente se hayan cruzado por nuestro camino...

El 2 de septiembre de 1986, en Corcovado, Provincia de Chubut, comenzó su prolífica historia como educador. Como maestro de grado de la escuela primaria que funcionaba en esa comuna, se desempeñó por más de 5 años, adquiriendo renombre en el lugar, no tan solo por su excelente calidad profesional, sino también por su marcado compromiso social.
Prueba de ello, es el extracto que se adjunta a continuación:
“En 1990, comienza a funcionar lo que hoy es la escuela secundaria; lo hizo como Escuela Semipresencial (EAS) N° 901, en la casa destinada al Director de la Escuela 191.
Esta escuela semipresencial, surgió por la gestión que distintos vecinos realizaron durante 1989, a partir de la idea de la Sra. Ynés Meza. Ella y su marido, Rolando Bejar, junto con los maestros de la escuela primaria Fabián Alfredo Amati y Margarita Allen, realizaron notas y reuniones para lograr que Corcovado tenga su escuela secundaria.
La respuesta del Consejo Provincial de Educación fue que se implementaría una experiencia piloto de escuelas secundarias semipresenciales en la provincia, las cuales serían trabajadas con módulos y orientadas por coordinadores. Este proyecto se denominaba “Educación y Trabajo” y era dirigido por la profesora Mirta Palma.
En esa ocasión se aseguró que la escuela secundaria para Corcovado era un hecho, pero que los mismos pobladores debían organizarse con los recursos que tenían, sobre todo en cuanto a bibliografía y materiales para los talleres, ya que la provincia no podía aportarlos por la difícil situación económica que atravesaba.

Nota: Corcovado: es una localidad argentina del Departamento Futaleufú,  en la Provincia del Chubut. Se encuentra a 90 Km. al sur de Esquel, cabecera del Departamento, y a 65 Km. de Trevelín.
Corcovado forma parte de la Comarca de Los Alerces, junto con Esquel, Trevelín y la localidad de río Pico, a la cual se llega a través de una ruta de ripio de gran belleza paisajística que bordea la precordillera de los Andes. Dentro de esta Comarca se encuentra, también, el Parque Nacional Los Alerces. Además, Corcovado es el extremo sur del Corredor de los Lagos Andino Patagónicos, que comienzan en Villa Pehuenia y Aluminé, en la provincia de Neuquén.
Fundación: 15 de julio de 1952 (65 años)
Población: (según Censo de 2010) Total: 2000 habitantes.

Fabián Amati: "Maestro, analista de sistemas, licenciado en tecnología educativa...
Apasionado por el tema autismo, su dedicación estuvo siempre puesta en facilitarles el aprendizaje a chicos con esta problemática".
"Fui desde docente de frontera, maestro en escuelas privadas, en municipales, de educación especial, formador de formadores en Argentina hasta investigador en Valencia, España.
Tengo mi corazón puesto en “mi sur”, en “mi Buenos Aires querido” y en “la madre patria”, España...."

Sobre las TIC y el autismo
Se transcribe a continuación, un encuentro del jueves 12 de junio del año 2008, en el cual, el equipo de Red Inclusiva se encontró con Fabián Amati en la sede de INTEC, a fin de que éste relate su experiencia acerca de "Las TIC y el autismo".
-Red inclusiva: Contanos sobre tu experiencia... ¿por qué realizaste el viaje a España y qué labor habías iniciado aquí previamente?
-"En la Argentina estaba en la Universidad Tecnológica Nacional, UTN, haciendo la Licenciatura en Tecnología Educativa y a su vez, estaba trabajando en una escuela con chicos con discapacidades intelectuales, con dificultades de aprendizaje. Había chicos con autismo, algunos que habían tenido parálisis cerebral, esquizofrenia y éstas junto con otro tipo de patologías. Siempre me interesó el trabajo con este tipo de chicos y luego; leyendo los informes, el común denominador de todos ellos era que estaban diagnosticados con autismo. Empecé a averiguar qué tipo de tecnologías se aplicaban en Argentina con ellos y la verdad es que mucho no encontré. Sí encontré que en España estaban trabajando. Por azar, me contactó una persona de España el cual finalizó siendo mi director de tesis y mi jefe, Gerardo Herrera. Empezamos a vincularnos, ellos trabajaban con realidad virtual aplicada a chicos con autismo. Habían empezado con realidad virtual inmersiva, cascos o guantes es lo primero que se nos viene a la mente cuando pensamos en ello; luego comenzaron con realidad no inmersiva, que es la que utiliza a la computadora como tal donde se trabaja con gráficos en 3 dimensiones como en los juegos. Este grupo llamado Grupo Autismo Dificultades de Aprendizaje, está haciendo programas específicamente para personas con autismo, incluyendo dificultades de aprendizaje ya que las estadísticas demuestran que el 75% de los chicos que tienen autismo tienen también dificultades de aprendizaje. Se está trabajando en el Supermercado Virtual, el cual se encuentra en idioma español, con todos los usos y costumbres españoles y no con los nuestros; los productos del supermercado difieren mucho de un lugar a otro. Pensar en una persona con autismo que tiene dificultades en el lenguaje, y encima de eso le sumamos que todo lo que está escrito o hablado se encuentra con palabras desconocidas, se dificulta mucho.
Entonces, tuve la oportunidad de viajar a Valencia hace 4 años e hicimos la adaptación del supermercado virtual a los usos y costumbres argentinos, particularmente de Buenos Aires (no con adaptaciones regionales), en la pronunciación y en los carteles, no así en los videos”.

-Red Inclusiva: ¿En qué consiste el software?
-“Básicamente consiste en un supermercado, el cual es un ambiente ya de por sí bastante socializador. Tienen una parte de venta de productos en sus góndolas, con vendedores de carne y de pescado; una zona de ventas de verduras. Y luego está la lista de la compra con lenguaje escrito y fotografía e ícono del producto.
El objetivo es hacer la compra existiendo otras botoneras en la pantalla, donde, a medida que vos vas eligiendo los productos, tienen diferentes funciones. Así, se trata de trabajar el uso funcional del objeto, es decir, cómo se utiliza el objeto. Cada vez que elegís el producto y uno de los botones, se dispara un video que te muestra con cámara subjetiva, que es la cámara puesta en la frente, lo que vos ves en el momento de la compra. Entonces, hay videos donde se les enseña a utilizar los objetos, juegos con los objetos, videos de miniaturas de esos objetos que representan al objeto real donde ves a una nena o un nene jugando con esos objetos, luego está el juego funcional y luego la parte de imaginación donde aparecen transformaciones del objeto.
Por ejemplo, un vasito de un postrecito se transforma en una pileta de natación y el nene se tira en ella. ¿Por qué? Porque muchos de los chicos con autismo tienen mucha dificultad con la imaginación y con el juego simbólico. Por lo general, los chicos con autismo juegan a seriar objetos y no tienen funcionalidad entre ellos o por ejemplo, si tenés una miniatura de un objeto que representa un objeto de la realidad, no juega “como si fuera”. Si uno de estos chicos está jugando con un auto, lo que hace por lo general es darlo vuelta y jugar con las ruedas ya que le atrae esa parte del objeto, pero no tiene la funcionalidad del mismo. Esto es lo que más se trata de potenciar en el uso del programa donde primero se trata de evaluar qué nivel de juego funcional e imaginativo tiene el chico, luego se trata de ver si se puede poner en el lugar de otra persona y el juego con miniaturas para incorporarlas luego a nivel de juego simbólico”.

-Red Inclusiva: ¿Cómo se trabaja con este soft?
-“Es un software de uso libre pero lo ideal es utilizarlo como parte de una intervención educativa, no psicoanalista. Lo ideal mientras se hacen las sesiones es que haya 3 cámaras que estén tomando la experiencia, una que esté enfocando a la cara del docente y a la del chico que está trabajando, otra que esté enfocando desde arriba lo que esté trabajando el chico en la computadora, y otra que esté captando qué se está haciendo en la computadora. Luego, con evaluadores que pueden ser psicólogos o el propio docente, se pueden ir marcando los puntos que fueron muy buenos y que reforzarán las sesiones posteriores. Entonces, al diagramar la sesión, lo primero que se realiza es pasarle al chico el video de los puntos más significativos de la sesión anterior, se los repasa con él, se le marca cuáles fueron estos puntos fuertes, y se comienza un nuevo trabajo”.

 -Red Inclusiva: ¿Es éste un trabajo individual?
-“Sí, es un trabajo individual. Éste es el problema que te encontrás con las escuelas, donde tenés a 2 o 3 chicos por cada computadora. Al ser esto un tratamiento educativo, no terapéutico, se planifican las clases y/o sesiones. El software sólo es una herramienta, no es el fin, a uno le sirve para algo”.

 -Red Inclusiva: Contanos alguna experiencia en la que creés que el uso del soft haya marcado "diferencia"?
-“Sí, en esta experiencia en la que estoy pensando, hay cosas que sirvieron porque estaban preparadas y premeditadas para que se trabaje sobre lo que es el desarrollo. Otras cosas salieron al realizar el trabajo de investigación sin haberlas tenido en cuenta y que llevaron a reformular la tarea a partir de la mitad de la investigación realizada con C.
Él al principio, al realizársele una pregunta, contestaba con una frase de máximo tres palabras. Luego no sé por qué -miré cientos de veces el video para encontrar qué pasó- no sé qué pasó, si fue por el trabajo que veníamos haciendo en las sesiones... cada vez que él disparaba uno de los videos de juego funcional o de uso funcional del objeto yo le decía que tenía que narrarme lo que había visto, al principio muy distraído pero poco a poco fui captando la atención. A estas preguntas que le hacía obtenía una respuesta de una frase de tres palabras como máximo.
En una sesión, no sé qué pasó, empezó a hablar y a hablar, todo bastante desordenado, no construyendo frases, un borbotón de palabras. Terminamos las veintiséis sesiones con frases no estimuladas por el docente, tres seguidas, de más o menos siete palabras cada una. Si bien el tema del lenguaje no lo tenía planificado al principio, fue algo que surgió con el programa. Esto empezó a disparar otras palabras y frases como cuando venía a hacer las sesiones con los padres, se sentaba y decía “mañana no voy al colegio” y ¡eran espontáneas!.
Actualmente C, sigue hablando bastante y se comunica mucho más de lo que lo hacía....
La historia termina con C en un supermercado real haciendo compras, pero esa ya es otra historia”...

Nota final: Fabián Alfredo Amati
Mgtr. en Tratamiento Educativo de la Diversidad
Lic. en Tecnología Educativa
Asesor Pedagógico en Tecnologías de Educación Especial.
Desde agosto de 2009 hasta el 31 de agosto de 2017 (retiro por jubilación) fue mi Asesor Pedagógico dentro de la estructura de la Gerencia Operativa de Incorporación de Tecnologías (InTec) del Ministerio de Educación del GCBA.
Además, trabajé bajo su mando en la "Coordinación de cursos para Educación Especial" de la Escuela de Maestros del GCBA (2009/2012) como Formador de Docentes.
Es, sin lugar a dudas, un referente valedero que ha enriquecido mi trabajo como Capacitador, no solo por su calidad profesional, sino por sus acentuadas cualidades humanas.

jueves, 31 de agosto de 2017

En una cajita de fósforos - de María Elena Walsh

En una cajita de fósforos
se pueden guardar muchas cosas
un rayo de sol, por ejemplo
(Pero hay que encerrarlo muy rápido,
si no, se lo come la sombra).
Un poco de copo de nieve,
quizá una moneda de luna,
botones del traje del viento,
y mucho, muchísimo más.

Les voy a contar un secreto.
En una cajita de fósforos
yo tengo guardada una lágrima,
y nadie, por suerte, la ve.
Es claro que ya no me sirve.
Es cierto que está muy gastada.
Lo sé pero qué voy a hacer,
tirarla me da mucha lástima.

Tal vez las personas mayores
no entiendan jamás de tesoros.
“Basura”, dirán, “Cachivaches”.
“No sé por qué juntan todo esto”.
No importa, que ustedes y yo
igual seguiremos guardando
palitos, pelusas, botones.
tachuelas, virutas de lápiz,
carozos, tapitas, papeles,
piolín, carreteles, trapitos,
hilachas, cascotes y bichos.

En una cajita de fósforos
se pueden guardar muchas cosas.
Las cosas no tienen mamá.
(Pero hay que encerrarlo muy rápido,
si no, se lo come la sombra).
Un poco de copo de nieve,
quizá una moneda de luna,
botones del traje del viento,
y mucho, muchísimo más.

El muerto - de Jorge Luis Borges

Que un hombre del suburbio de Buenos Aires, que un triste compadrito sin más virtud que la infatuación del coraje, se interne en los desiertos ecuestres de la frontera del Brasil y llegue a capitán de contrabandistas, parece de antemano imposible. A quienes lo entienden así, quiero contarles el destino de Benjamin Otálora, de quien acaso no perdura un recuerdo en el barrio de Balvanera y que murió en su ley, de un balazo, en los confines de Río Grande do Sul. Ignoro los detalles de su aventura; cuando me sean revelados, he de rectificar y ampliar estas páginas. Por ahora, este resumen puede ser útil.
Benjamín Otálora cuenta, hacia 1891, diecinueve años. Es un mocetón de frente mezquina, de sinceros ojos claros, de reciedumbre vasca; una puñalada feliz le ha revelado que es un hombre valiente; no lo inquieta la muerte de su contrario, tampoco la inmediata necesidad de huir de la República. El caudillo de la parroquia le da una carta para un tal Azevedo Bandeira, del Uruguay. Otálora se embarca, la travesía es tormentosa y crujiente; al otro día, vaga por las calles de Montevideo, con inconfesada y tal vez ignorada tristeza. No da con Azevedo Bandeira; hacia la medianoche, en un almacén del Paso del Molino, asiste a un altercado entre unos troperos. Un cuchillo relumbra; Otálora no sabe de qué lado está la razón, pero lo atrae el puro sabor del peligro, como a otros la baraja o la música. Para, en el entrevero, una puñalada baja que un peón le tira a un hombre de galera oscura y de poncho. Éste, después, resulta ser Azevedo Bandeira. (Otálora, al saberlo, rompe la carta, porque prefiere debérselo todo a sí mismo.) Azevedo Bandeira da, aunque fornido, la injustificable impresión de ser contrahecho; en su rostro, siempre demasiado cercano, están el judío, el negro y el indio; en su empaque, el mono y el tigre; la cicatriz que le atraviesa la cara es un adorno más, como el negro bigote cerdoso.
Proyección o error del alcohol, el altercado cesa con la misma rapidez con que se produjo. Otálora bebe con los troperos y luego los acompaña a una farra y luego a un caserón en la Ciudad Vieja, ya con el sol bien alto. En el último patio, que es de tierra, los hombres tienden su recado para dormir. Oscuramente, Otálora compara esa noche con la anterior; ahora ya pisa tierra firme, entre amigos. Lo inquieta algún remordimiento, eso sí, de no extrañar a Buenos Aires. Duerme hasta la oración, cuando lo despierta el paisano que agredió, borracho, a Bandeira. (Otálora recuerda que ese hombre ha compartido con los otros la noche de tumulto y de júbilo y que Bandeira lo sentó a su derecha y lo obligó a seguir bebiendo.) El hombre le dice que el patrón lo manda buscar. En una suerte de escritorio que da al zaguán (Otálora nunca ha visto un zaguán con puertas laterales) está esperándolo Azevedo Bandeira, con una clara y desdeñosa mujer de pelo colorado. Bandeira lo pondera, le ofrece una copa de caña, le repite que le está pareciendo un hombre animoso, le propone ir al Norte con los demás a traer una tropa. Otálora acepta; hacia la madrugada están en camino, rumbo a Tacuarembó.
Empieza entonces para Otálora una vida distinta, una vida de vastos amaneceres y de jornadas que tienen el olor del caballo. Esa vida es nueva para él, y a veces atroz, pero ya está en su sangre, porque lo mismo que los hombres de otras naciones veneran y presienten el mar, así nosotros (también el hombre que entreteje estos símbolos) ansiamos la llanura inagotable que resuena bajo los cascos. Otálora se ha criado en los barrios del carrero y del cuarteador; antes de un año se hace gaucho. Aprende a jinetear, a entropillar la hacienda, a carnear, a manejar el lazo que sujeta y las boleadoras que tumban, a resistir el sueño, las tormentas, las heladas y el sol, a arrear con el silbido y el grito. Sólo una vez, durante ese tiempo de aprendizaje, ve a Azevedo Bandeira, pero lo tiene muy presente, porque ser hombre de Bandeira es ser considerado y temido, y porque, ante cualquier hombrada, los gauchos dicen que Bandeira lo hace mejor. Alguien opina que Bandeira nació del otro lado del Cuareim, en Rio Grande do Sul; eso, que debería rebajarlo, oscuramente lo enriquece de selvas populosas, de ciénagas, de inextricable y casi infinitas distancias. Gradualmente, Otálora entiende que los negocios de Bandeira son múltiples y que el principal es el contrabando. Ser tropero es ser un sirviente; Otálora se propone ascender a contrabandista. Dos de los compañeros, una noche, cruzarán la frontera para volver con unas partidas de caña; Otálora provoca a uno de ellos, lo hiere y toma su lugar. Lo mueve la ambición y también una oscura fidelidad. Que el hombre (piensa) acabe por entender que yo valgo más que todos sus orientales juntos.
Otro año pasa antes que Otálora regrese a Montevideo. Recorren las orillas, la ciudad (que a Otálora le parece muy grande); llegan a casa del patrón; los hombres tienden los recados en el último patio. Pasan los días y Otálora no ha visto a Bandeira. Dicen, con temor, que está enfermo; un moreno suele subir a su dormitorio con la caldera y con el mate. Una tarde, le encomiendan a Otálora esa tarea. Éste se siente vagamente humillado, pero satisfecho también.
El dormitorio es desmantelado y oscuro. Hay un balcón que mira al poniente, hay una larga mesa con un resplandeciente desorden de taleros, de arreadores, de cintos, de armas de fuego y de armas blancas, hay un remoto espejo que tiene la luna empañada. Bandeira yace boca arriba; sueña y se queja; una vehemencia de sol último lo define. El vasto lecho blanco parece disminuirlo y oscurecerlo; Otálora nota las canas, la fatiga, la flojedad, las grietas de los años. Lo subleva que los esté mandando ese viejo. Piensa que un golpe bastaría para dar cuenta de él. En eso, ve en el espejo que alguien ha entrado. Es la mujer de pelo rojo; está a medio vestir y descalza y lo observa con fría curiosidad. Bandeira se incorpora; mientras habla de cosas de la campaña y despacha mate tras mate, sus dedos juegan con las trenzas de la mujer. Al fin, le da licencia a Otálora para irse.
Días después, les llega la orden de ir al Norte. Arriban a una estancia perdida, que está como en cualquier lugar de la interminable llanura. Ni árboles ni un arroyo la alegran, el primer sol y el último la golpean. Hay corrales de piedra para la hacienda, que es guampuda y menesterosa. El Suspiro se llama ese pobre establecimiento.
Otálora oye en rueda de peones que Bandeira no tardará en llegar de Montevideo. Pregunta por qué; alguien aclara que hay un forastero agauchado que está queriendo mandar demasiado. Otálora comprende que es una broma, pero le halaga que esa broma ya sea posible. Averigua, después, que Bandeira se ha enemistado con uno de los jefes políticos y que éste le ha retirado su apoyo. Le gusta esa noticia.
Llegan cajones de armas largas; llegan una jarra y una palangana de plata para el aposento de la mujer; llegan cortinas de intrincado damasco; llega de las cuchillas, una mañana, un jinete sombrío, de barba cerrada y de poncho. Se llama Ulpiano Suárez y es el capanga o guardaespaldas de Azevedo Bandeira. Habla muy poco y de una manera abrasilerada. Otálora no sabe si atribuir su reserva a hostilidad, a desdén o a mera barbarie. Sabe, eso sí, que para el plan que está maquinando tiene que ganar su amistad.
Entra después en el destino de Benjamín Otálora un colorado cabos negros que trae del sur Azevedo Bandeira y que luce apero chapeado y carona con bordes de piel de tigre. Ese caballo liberal es un símbolo de la autoridad del patrón y por eso lo codicia el muchacho, que llega también a desear, con deseo rencoroso, a la mujer de pelo resplandeciente. La mujer, el apero y el colorado son atributos o adjetivos de un hombre que él aspira a destruir.
Aquí la historia se complica y se ahonda. Azevedo Bandeira es diestro en el arte de la intimidación progresiva, en la satánica maniobra de humillar al interlocutor gradualmente, combinando veras y burlas; Otálora resuelve aplicar ese método ambiguo a la dura tarea que se propone. Resuelve suplantar, lentamente, a Azevedo Bandeira. Logra, en jornadas de peligro común, la amistad de Suárez. Le confía su plan; Suárez le promete su ayuda. Muchas cosas van aconteciendo después, de las que sé unas pocas. Otálora no obedece a Bandeira; da en olvidar, en corregir, en invertir sus órdenes. El universo parece conspirar con él y apresura los hechos. Un mediodía, ocurre en campos de Tacuarembó un tiroteo con gente riograndense; Otálora usurpa el lugar de Bandeira y manda a los orientales. Le atraviesa el hombro una bala, pero esa tarde Otálora regresa al Suspiro en el colorado del jefe y esa tarde unas gotas de su sangre manchan la piel de tigre y esa noche duerme con la mujer de pelo reluciente. Otras versiones cambian el orden de estos hechos y niegan que hayan ocurrido en un solo día.
Bandeira, sin embargo, siempre es nominalmente el jefe. Da órdenes que no se ejecutan; Benjamín Otálora no lo toca, por una mezcla de rutina y de lástima.
La última escena de la historia corresponde a la agitación de la última noche de 1894. Esa noche, los hombres del Suspiro comen cordero recién carneado y beben un alcohol pendenciero. Alguien infinitamente rasguea una trabajosa milonga. En la cabecera de la mesa, Otálora, borracho, erige exultación sobre exultación, júbilo sobre júbilo; esa torre de vértigo es un símbolo de su irresistible destino. Bandeira, taciturno entre los que gritan, deja que fluya clamorosa la noche. Cuando las doce campanadas resuenan, se levanta como quien recuerda una obligación. Se levanta y golpea con suavidad a la puerta de la mujer. Ésta le abre en seguida, como si esperara el llamado. Sale a medio vestir y descalza. Con una voz que se afemina y se arrastra, el jefe le ordena:
-Ya que vos y el porteño se quieren tanto, ahora mismo le vas a dar un beso a vista de todos.
Agrega una circunstancia brutal. La mujer quiere resistir, pero dos hombres la han tomado del brazo y la echan sobre Otálora. Arrasada en lágrimas, le besa la cara y el pecho. Ulpiano Suárez ha empuñado el revólver. Otálora comprende, antes de morir, que desde el principio lo han traicionado, que ha sido condenado a muerte, que le han permitido el amor, el mando y el triunfo, porque ya lo daban por muerto, porque para Bandeira ya estaba muerto.
Suárez, casi con desdén, hace fuego.

El tiempo - José Angel Trelles

https://youtu.be/F2ES-hEVRfg

RESILIENCIA

Cuando los japoneses reparan objetos rotos, enaltecen la zona dañada rellenando las grietas con oro.
 Ellos creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso.
 El arte tradicional japonés de la reparación de la cerámica rota con un adhesivo fuerte, rociado, luego, con polvo de oro, se llama Kintsugi.
 El resultado es que la cerámica no sólo queda reparada sino que es aún más fuerte que la original. En lugar de tratar de ocultar los defectos y grietas, estos se acentúan y celebran, ya que ahora se han convertido en la parte más fuerte de la pieza.
 Kintsukuroi es el término japonés que designa al arte de reparar con laca de oro o plata, entendiendo que el objeto es más bello por haber estado roto.
 Llevemos esta imagen al terreno de lo humano, al mundo del contacto con los seres que amamos y que, a veces, lastimamos o nos lastiman.
 ¡Cuán importante resulta el enmendar!
 Cuánto, también, el entender que los vínculos lastimados y nuestro corazón maltrecho, pueden repararse con los hilos dorados del amor, y volverse más fuertes.
 La idea es que cuando algo valioso se quiebra, una gran estrategia a seguir es no ocultar su fragilidad ni su imperfección, y repararlo con algo que haga las veces de oro: fortaleza, servicio, virtud...
 La prueba de la imperfección y la fragilidad, pero también de la resiliencia (la capacidad de recuperarse) son dignas de llevarse bien en alto.

Vancouver, un paraíso moderno y multicultural

Siempre rankeada por los medios especializados como una de las mejores ciudades del mundo para vivir, a mí siempre me gustó por su perfecto balance entre lo urbano y lo agreste, donde se disfruta de sus maravillosos paisajes así como también de una moderna y tranquila urbe. Me refiero a la ciudad de Vancouver, en la costa oeste de Canadá.

Si bien se puede decir que es una ciudad relativamente joven -fue fundada en 1886-, tiene una larga historia, ya que no podemos dejar de mencionar a cada uno de los pueblos originarios que vivieron en esta zona, como los squamish, musqueam o tseil-waututh y quienes comenzaron a tomar contacto con europeos con la llegada de los españoles a finales del siglo XVIII y también de los ingleses, quienes por entonces y de la mano de George Vancouver -de quien la ciudad toma su nombre- exploraron el área.
La fiebre del oro tuvo mucho que ver con su desarrollo posterior: a mediados del siglo XIX, y como sucedió con California, decenas de miles de personas respondieron al llamado de la fortuna y emigraron a estas latitudes, a Fraser Canyon para ser más precisos, para cumplir un sueño y cambiar sus vidas.
Con la llegada del tren transcontinental -imagínense lo que significó el arribo de este medio de locomoción-, Vancouver comenzó a crecer no sólo geográficamente, sino también demográficamente, y para el comienzo de la década de 1930 ya contaba con casi 250.000 habitantes.

En nuestros días se ha transformado en una de las metrópolis más grandes del país. En su territorio mezcla de una armoniosa manera rascacielos y modernos edificios de oficinas con tranquilas áreas residenciales.
Tal vez una de las cosas más significativas de la ciudad tenga que ver con su demografía, que la convierte en una verdadera ciudad multicultural donde nos vamos a encontrar con gente que tiene sus orígenes hasta en los más remotos rincones del mundo.
Uno de los mejores lugares para observar esto es Granville Island, una pequeña península al sur del centro de Vancouver que comenzó siendo una importante área industrial y fabril, hoy contando con uno de los mercados públicos más dinámicos que he visitado: el Granville Island Public Market.
Para llegar hasta aquí les recomendaría que lo hiciesen por agua, cruzando la pequeña bahía de False Creek desde Yaletown en alguno de los water taxis dispuestos para este servicio. Es un corto trayecto, de poco mas de cinco minutos, durante el cual se puede registrar una lindísima panorámica de la masa de concreto, acero y cristal de los modernos edificios que vamos dejando atrás. Los puentes sobre la bahía son punto de referencia mientras nos acercamos a nuestro destino, porque esta es una también de las maravillosas razones para visitar Vancouver: sus perspectivas, sus fugas y las vistas.

Una vez desembarcados, lo primero que vamos a hacer es caminar unos metros para conocer una de las obras de street art más importantes del país: Gigantes, un ambicioso proyecto de dos hermanos brasileños llamados Osgemeos, que pintaron murales de 360 grados en unos enormes silos de cemento.
Desde allí, y por la calle Johnston, nos dirigimos hacia la entrada del mercado para ingresar en lo que sería una especie de asamblea de las Naciones Unidas, cada una de ellas representadas en las decenas y decenas de puestos ofreciendo infinidad de delicias mundiales.
Aquí, querido amigo lector, dejo que la subjetividad, el gusto o las ganas personales tomen partido. Elija lo que más le gusta, llame la atención o se anime. Déjese llevar por la cantidad de diferentes idiomas y acentos hablados. Tome una mesa de las que están dispuestas en la amplia terraza y respire el fresco y limpio aire.
Y disfrute...

Por Iván de Pineda
LA NACION.

(Jorge L. Icardi, Reportero Internacional...)

Antonio Agri - Nostalgias

"solo de violín"
https://youtu.be/nTsPfmEGqxA

martes, 22 de agosto de 2017

¿Tenés idea quien fue Xul Solar?

Pintor argentino, San Fernando, 1887 - 1963.
Tras asimilar las innovaciones de las vanguardias en el transcurso de una larga estancia en Europa, Xul Solar desarrolló un estilo personalísimo que destacó por su originalidad y por la fusión de elementos característicos de diversas corrientes, resultando en una obra de signo fantástico y visionario. Personaje excéntrico y curioso, poseyó una gran cultura, que exhibía con sencillez y gracia poco común.

Hijo de madre italiana y padre alemán, Óscar Agustín Alejandro Schulz Solari adoptó el nombre de Xul Solar para firmar sus trabajos. En 1912, tras haber cursado estudios de arquitectura en la facultad de ingeniería, viajó a Hong Kong y recorrió luego países europeos como Inglaterra, Francia e Italia. En Milán conoció a un compatriota suyo, el pintor modernista Emilio Pettoruti, a quien le mostró sus dibujos realizados a partir de 1914. Durante su estancia en Berlín entró en contacto con el dadaísmo; recibió asimismo la influencia del pintor suizo Paul Klee.
Interesado por la filosofía, las ciencias ocultas y las creencias de las distintas culturas, desde 1919 sus obras reflejaron esta inquietud espiritual, con la aplicación de colores vivos, formas y símbolos geométricos, figuras sencillas y, a menudo, palabras, letras y otros signos gráficos. Los signos lingüísticos siempre llamaron poderosamente la atención de Xul Solar, que llegó a dominar diez idiomas e incluso a crear alguno: se le atribuye la invención de un lenguaje universal denominado panlingua, y también del neocriollo, que combinaba elementos del español y del portugués.

En 1924, tras numerosos viajes y estancias en Alemania e Italia, regresó a Argentina y pronto sintonizó con un grupo de jóvenes pintores y escritores modernistas, entre los que se encontraban Jorge Luis Borges y el citado Emilio Pettoruti, con el que ya había entablado amistad. Formado en torno a la revista literaria Martín Fierro, el grupo inició una línea de oposición al temple conservador de la cultura argentina. En 1929 se presentó una exposición individual de su obra en la Asociación de Amigos del Arte.
En la década de 1930, Xul Solar creó paisajes y diseños arquitectónicos fantásticos que manifestaron una vez más su interés por el misticismo, la teosofía y la astrología; en los años 40 y 50 realizó diversas exposiciones individuales y participó en varias muestras colectivas nacionales e internacionales. En el año de su fallecimiento (1963) se organizó una retrospectiva de su obra en el Museo Nacional de Bellas Artes. En 1989 sus creaciones se exhibieron en la Galería Hayward de Londres.

miércoles, 2 de agosto de 2017

Qué es el vaginismo y cómo puede perjudicar a tu vida sexual

Un problema que afecta a millones de mujeres en el mundo. Cómo tratarlo.
Si sentís dolor agudo cuando tenés sexo, usás tampones o cuando te realizan exploraciones médicas ginecológicas o pélvicas seguramente padecés vaginismo. Esto sucede cuando los músculos de alrededor de la vagina se tensan al momento de la penetración de forma involuntaria.

Si bien esto afecta a millones de mujeres en todo el mundo, aún no se sabe con certeza qué es lo que lo provoca, aunque algunos factores que pueden inducirlo son:
- Un trauma o abuso sexual en el pasado.
- Relaciones sexuales.
- Pensamientos negativos respecto al sexo (como por ejemplo que es doloroso).
- Perder la virginidad de forma dolorosa.
- Padecimientos dolorosos en la vagina o en el área que le rodea (por ejemplo vulvodinia).

Diagnóstico
Para confirmar el diagnóstico es necesario realizar un examen pélvico y así descartar otras posibles causas del dolor. Para ello el especialista lleva a cabo un estudio físico completo y elabora una historia clínica.
Las mujeres con vaginismo suelen estar muy ansiosas ante las relaciones sexuales. Esto no quiere decir que no puedan excitarse sexualmente, de hecho pueden tener orgasmos cuando se estimula el clítoris. Sin embargo al momento de la penetración el dolor puede suponer un obstáculo importante.
Esta imposibilidad genera mucho malestar tanto a la persona que lo sufre como a su pareja y hasta puede derivar en otras disfunciones sexuales como la falta de deseo. Muchas mujeres tardan años en consultar con un especialista, ya sea por miedo o vergüenza.
Aquellas que reciben tratamiento muy a menudo pueden superar este problema.
Un equipo formado por un ginecólogo, un terapeuta físico y un asesor sexual suelen ser los profesionales a los cuales pedir ayuda.

Tratamiento
El tratamiento depende de la causa, si es física o psicológica. Sin embargo, por lo general se basa en una combinación de terapia física, educación, asesoría y ejercicios focalizados en la contracción y relajación de los músculos del piso pélvico (ejercicios de Kegel).
Se recomiendan ejercicios de dilatación vaginal mediante dilatadores plásticos que deben ser supervisados por un experto. Este método ayuda a hacer a la persona menos sensible a la penetración vaginal.
La pareja debe involucrarse en la terapia para de a poco llegar a la intimidad.

Fuente: http://tn.com.ar/salud/mujer/que-es-el-vaginismo-y-como-puede-perjudicar-tu-vida-sexual_810357
Publicada: 02/08/2017 - 00:01 hs.

lunes, 31 de julio de 2017

Mano a mano

En estos días en que el cerebro ocupa el centro del escenario, casi ni nos detenemos a pensar en otra de las maravillas de nuestra anatomía: la mano.
Sin este formidable engranaje formado por 27 huesos, unos 32 músculos (7 a 8 de los cuales intervienen en el movimiento de cada dedo, a excepción del pulgar, que necesita 10) y alrededor de 30 articulaciones, nada de lo que hoy vemos a nuestro alrededor hubiera sido posible.

Se supone que cuando los humanos primitivos aprendieron a caminar en posición erecta, la mano, liberada de su papel en la locomoción, fue capaz de desarrollar habilidades insospechadas.
No parece exagerado afirmar que, carentes de esta ingeniosa solución evolutiva, no existiría la civilización. No tendríamos las asombrosas pinturas de Altamira y Lascaux, ni las pirámides egipcias y mesoamericanas, ni las esculturas griegas, ni la Gioconda o el cesto de frutas de Caravaggio, ni los 8000 guerreros y caballos de terracota que protegían al emperador chino Qin Shi Huang. Y es difícil imaginar cómo hubiera sido la supervivencia en la prehistoria, cuando los primitivos humanos vivían de la caza y la recolección, y tenían que hacer fuego raspando dos piedras.

La mano es probablemente el más antiguo símbolo artístico. Aquí, hace más de 7000 años, algunos de los primeros pobladores de lo que hoy es Santa Cruz nos dejaron, como una botella lanzada al mar, el testimonio de bellas pinturas rupestres en las paredes la Cueva de las Manos, hoy considerada patrimonio de la humanidad.
Sugestivamente, sirvió para medir (el palmo) y tuvo significado ritual y medicinal. A los dioses hindúes se los representaba con muchas; en Babilonia y Egipto se le atribuía poder curativo, y se creía poder curar enfermedades apoyándolas sobre el enfermo. Aún hoy, alzamos la mano abierta en señal de paz, despedida o agradecimiento.
Mucho antes de Lombroso, que creía que el delito era resultado de tendencias innatas observables en ciertos rasgos de la fisonomía (como la forma de la mandíbula, orejas o el cráneo), se difundió la quiromancia, que giraba sobre el estudio de las líneas de la mano.

En el siglo XV, Johannes Hartlieb compiló varios datos sobre lo que suponía que era la conexión entre la mano y el cerebro en el Libro de la mano (escrito alrededor de 1448) y en el siglo XVIII, el francés Casimir Stanislas D'Arpentigny (1791-1866) publicó un trabajo titulado La ciencia de la mano (sorprendentemente, ¡todavía se consigue una reproducción histórica en Amazon!), en el que postulaba la conexión íntima entre la forma de la mano y la psicología de una persona. Para el quiromántico, el dedo meñique indicaba el camino de la vida; el anular, el del arte; el dedo medio, el de la precaución; el índice era el símbolo de la destreza; el pulgar, el de la lógica, la volición y la obstinación.

Es curioso que este mecanismo prodigioso se forma muy temprano en la gestación de un bebe: alrededor de la quinta semana ya están presentes los cinco dedos, y a las ocho semanas y media, ya es casi una réplica en miniatura de la de un adulto. Hay quienes dicen que ninguna otra parte del cuerpo iguala la relación íntima que existe entre la mano y el cerebro, y neurólogos que estudiaron cómo su uso configura el lenguaje y la cultura humanos.

Pero además de su utilidad práctica, gracias a que contiene algunas de las zonas con más cantidad de terminaciones nerviosas por milímetro, nos permite tocar, sentir, transmitir calidez y franquear las fronteras de nuestra individualidad. Si el beso expresa un incendio pasional, la mano acaricia, reconforta, alivia el dolor, tranquiliza y permite "tomar contacto". Entrelazamos nuestras manos con las de nuestros hijos, con amigos, con enamorados. Y, al final de la vida, tal vez sea ése el único gesto que puede darnos valor para enfrentar la incógnita infinita que nos aguarda.
 
Nora Bär

El arma secreta de los humanos contra los robots

Un mes atrás perdí mi billetera. Adentro tenía mis documentos, mi tarjeta de crédito y credenciales varias. Antes de dar todo por perdido decidí esperar unas horas para ver si quien la encontrara se contactaba conmigo para devolverla. Y felizmente así sucedió. Esa misma noche, después de pasar por varias manos, una persona amable la dejó en mi casa.
Como precaución, decidí llamar a la empresa que emitió mi tarjeta para chequear si había sido usada. Después de navegar un buen rato por varios larguísimos menús de opciones que intentaron ahorrar dinero negándome el acceso a una persona, logré que me atienda un ser humano. Le expliqué la situación y le pedí que me dijera si se registraban consumos a mi nombre desde la hora en que había perdido la billetera. Con un tono metálico y monocorde me respondió: "Nuestro horario de atención es de 8 a 20. Después de esa hora consulte en la web." Insistí. Después de todo sabía que los sistemas no dejan de funcionar a las 20 y que seguramente él podía acceder a la información que yo necesitaba.
Una vez más, con el mismo tono de voz me recitó una por una las mismas palabras:
"Nuestro horario de atención es de 8 a 20. Después de esa hora consulte en la web."
Muy frustrado, tuve ganas de levantar la voz pero enseguida pensé que no debía agarrármela con él porque esa mala atención no era culpa del pobre telemarketer. ¿O sí?
Cada vez con más frecuencia se publican investigaciones académicas y notas periodísticas que nos advierten que pronto muchos de los trabajos actuales dejarán de existir. Estadísticas del Banco Mundial y la Universidad de Oxford señalan que dos tercios de los empleos presentes son susceptibles de ser automatizados y quedar en manos de robots, sean máquinas o software. El análisis incluso evalúa el grado de riesgo de diferentes tareas y el rol de telemarketer aparece generalmente entre aquellos cuyo reemplazo es más probable e inminente. Mientras mi monocorde amigo recitaba una y otra vez el insensible guión que su supervisor escribió para él, los robots se aprontan para dejar a ambos sin empleo.
Lo mismo sucede con muchas otras profesiones. Los robots se preparan para quedarse con muchos de nuestros trabajos actuales. Se sienten seguros de su superioridad y confiados de su éxito. ¡Pero no saben que los humanos contamos con un arma secreta!
Hay algo que sucede cuando dos personas se encuentran. Ese algo se llama empatía, y es la habilidad de comprender y compartir lo que el otro está sintiendo en ese momento. Esa capacidad de ponernos en el lugar del otro y conectarnos emocionalmente hace que los vínculos entre personas no se parezcan en nada a las relaciones que tenemos con las cosas.
¿Se imaginan si al recibir mi llamada quien me atendió hubiera empatizado conmigo? ¿Si hubiera compartido mi sentimiento de preocupación, me hubiera hecho sentir acompañado y se hubiese ocupado de ayudarme en vez de recitar desapasionadamente un libreto? Reemplazar esa persona sería muchísimo más difícil, si no imposible.
Alguna vez los trabajos humanos estuvieron llenos de empatía. En algún momento las reducciones de costo, el aumento de la productividad o la mera desidia la fueron dejando a un costado. Frente al avance de la automatización, tenemos la oportunidad y el desafío de hacer que nuestros trabajos actuales y futuros desborden de "humanidad".
De basar nuestro diferencial en la empatía, esa cualidad humana que los robots difícilmente puedan emular. Contamos con esa arma secreta. ¿Decidiremos usarla?

Por Santiago Bilinkis.  Para LA NACION.

Cómo la aspirina puede fortalecer la protección de una bacteria peligrosa

Las propiedades de la aspirina para la prevención de infartos y de accidentes cerebrovasculares ya son bien conocidas. En los últimos años, además, surgieron estudios que indican que el pequeño comprimido de apenas 0,6 gramos podría reducir la mortalidad por cáncer de colon, recto, estómago y esófago. Y hasta se estudia si también puede prevenir el Alzheimer. La fama de este medicamento es amplia, y hasta fue considerado uno de los cinco inventos más importantes del siglo XX por la revista Newsweek. Sin embargo, ahora una investigación argentina aporta un nuevo dato sobre uno de los analgésicos más consumidos: el ácido salicílico, su principio activo, favorece la creación de biofilms resistentes que protegen a una peligrosa bacteria, "Staphylococcus aureus", en el momento en que se produce una infección, de acuerdo al trabajo realizado por científicos del CONICET y de la Universidad de Medicina Veterinaria de Viena. "Hace bastantes años que venimos estudiando los efectos que tiene el ácido salicílico, y veíamos que producía cambios en la bacteria a nivel de su virulencia", explica la investigadora adjunta del CONICET Fernanda Buzzola, del Instituto de Investigaciones en Microbiología y Parasitología Médica. Sin embargo, el trabajo publicado recientemente en la revista Frontiers in Microbiology mostró dos nuevos efectos de la aspirina en Staphylococcus aureus, un microorganismo capaz de causar desde infecciones en la piel y neumonía hasta endocarditis. "La bacteria naturalmente en condiciones que le son desfavorables, por ejemplo al verse amenazada por el sistema inmune, forma biopelículas. Cuando comenzamos a estudiar los efectos del ácido salicílico, esperábamos que fuera inhibidor del biofilm. Sin embargo, lo que vimos fue que aumentaba su formación", explica Buzzola. Según la investigación, la sustancia activa de la aspirina toma el hierro de la bacteria y del entorno de esta, lo que induce la formación de esta biopelícula. Al mismo tiempo, en los experimentos realizados en ratones, notaron que aumentaba el número de bacterias colonizantes en la zona de las fosas nasales de los animales. "Hay que imaginarse como un racimo de uvas recubierto por el polisacárido que las mismas bacterias producen", describe Buzzola al conjunto de microorganismos protegidos por esta barrera. El biotecnólogo Cristian Dotto, otro de los autores de la investigación, aporta que la bacteria "coloniza a más del 20% de la población sana y uno de los sitios preferentes es en las narinas del huésped, aunque podría llegar tranquilamente a otros sitios". Y aclara que la presencia del microorganismo no quiere decir que vaya a producirse una infección: para que eso ocurra antes debería existir una lesión en la piel o en las mucosas. Buzzola, por su parte, agrega: "El tema es que si surge una operación o alguna otra situación debilitante, la bacteria sí podría causar una infección endógena y ahí se torna un grave problema, porque si el paciente estuviera tomando la aspirina, llevaría a que esa infección por Staphylococcus aureus fuera del tipo persistente y tuviera más problemas para ser erradicada debido a que su biopelícula va a ser mucho más robusta". Un problema de salud pública De acuerdo a un informe difundido por el gobierno británico en 2016, para 2050 la resistencia de las bacterias a los antibióticos causará más muertes que el cáncer. Y la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya advirtió que este es uno de los principales desafíos que enfrentará la salud en este siglo. "Esta bacteria (por Staphylococcus aureus) está causando problemas, porque se la trataba con el antibiótico meticilina, hasta que empezaron a emerger los resistentes, y se pasó a tratarla con vancomicina. Pero volvieron a surgir resistentes, no solo a ese antibiótico sino que a otros también", indica Buzzola. En este escenario, el hallazgo de los investigadores argentinos plantea una dificultad doble para eliminar el patógeno, ya que el biofilm actúa no solo como un obstáculo para las defensas naturales sino también para los antimicrobianos, que no pueden llegar a atacarlo. "La constitución del biofilm en sí mismo ya es una barrera para el ingreso de ciertos antibióticos, que algunos lo pueden atravesar pero las concentraciones que llegan son muy bajas, y algunas no alcanzan ni a inhibir a las bacterias.Empezaron a aparecer en la comunidad, en individuos que no habían sido previamente hospitalizados y causan infecciones graves. Ahora lo que está pasando es que los clones, que son multirresistentes, están entrando de nuevo al hospital. O sea que son un serio problema de salud pública", advierte la investigadora.

Por Nicolás de la Barrera. Para LA NACION.

jueves, 20 de julio de 2017

A mis AMIGOS...

Aunque sé que estás los 365 días del año, hoy me permito decirte:

¡¡FELIZ DÍA AMIGO!!

Preceptos para conservar una Leal y Férrea amistad
1). Un amigo no aconseja, se mete en el problema, se embrolla, y ayuda al otro.
2). Mi amigo es mi maestro, mi discípulo y mi condiscípulo.
3). Los sacramentos de la amistad son: simpatía, ternura, respeto, reciprocidad, lealtad, comprensión, desinterés, solidaridad, perseverancia y alegría.
4). Hace falta callar, aunque se tenga razón, porque dos no pelean si uno no quiere.
5). No hacer o decir nada que lastime u ofenda al otro.
6). Acompañar siempre: en la soledad, el dolor o la alegría.
7). Aceptar a las personas como son y querer hasta en el mínimo detalle, sin esperar recompensa.
8). Olvidar los propios problemas y escuchar con oído y corazón de amigos.

Autor: Dr. Enrique Febbraro

Dedicado a todos aquellos que día a día me honran con su amistad y muy especialmente, a la memoria de esos amigos que están y estarán por siempre, atesorados en mi corazón.
Eduardo Arturo Cabrera
Salvador Piatta
Juan Carlos Vargas
Ernesto Parodi
Mercedes Sverlluga
Rolando Martín Núñez
Ulises Cristino
Juan Roberto Dell’Acqua

Sabor de Amigo - Litto Nebbia
https://youtu.be/pLDagTX87nE

Plegaria para un niño dormido (Spinetta) versionado por Ale Paleari

Versión del clásico de Luis Alberto Spinetta con alteración en armonías, rítmica ,resoluciones y arreglos vocales (2017)
https://youtu.be/udwlbcHh1cQ

martes, 18 de julio de 2017

La mancha de humedad - Juana de Ibarbourou

Hace algunos años, en los pueblos del interior del país no se conocía el empapelado de las paredes. Era este un lujo reservado apenas para alguna casa importante, como el despacho del Jefe de Policía o la sala de alguna vieja y rica dama de campanillas. No existía el empapelado, pero sí la humedad sobre los muros pintados a la cal. Para descubrir cosas y soñar con ellas, da lo mismo.
Frente a mi vieja camita de jacarandá, con un deforme manojo de rosas talladas a cuchillo en el remate del respaldo, las lluvias fueron filtrando, para mi regalo, una gran mancha de diversos tonos amarillentos, rodeada de salpicaduras irregulares capaces de suplir las flores y los paisajes del papel más abigarrado.
En esa mancha yo tuve todo cuanto quise: descubrí las Islas de Coral, encontré el perfil de Barba Azul y el rostro anguloso de Abraham Lincoln, libertador de esclavos, que reverenciaba mi abuelo; tuve el collar de lágrimas de Arminda, el caballo de Blanca Flor y la gallina que pone los huevos de oro; vi el tricornio de Napoleón, la cabra que amamantó a Desdichado de Brabante y montañas echando humo de las pipas de cristal que fuman sus gigantes o sus enanos. Todo lo que oía o adivinaba, cobraba vida en mi mancha de humedad y me daba su tumulto o sus líneas. Cuando mi madre venía a despertarme todas las mañanas generalmente ya me encontraba con los ojos abiertos, haciendo mis descubrimientos maravillosos.
Yo le decía con las pupilas brillantes, tomándole las manos:
-Mamita, mira aquel gran río que baja por la pared. ¡Cuántos árboles en sus orillas! Tal vez sea el Amazonas. Escucha, mamita, cómo chillan los monos y cómo gritan los guacamayos.

Ella me miraba espantada:
-¿Pero es que estás dormida con los ojos abiertos, mi tesoro? Oh, Dios mío, esta criatura no tiene bien su cabeza, Juan Luis.

Pero mi padre movía la suya entre dubitativo y sonriente, y contestaba posando sobre mi corona de trenzas su ancha mano protectora:
-No te preocupes, Isabel. Tiene mucha imaginación, eso es todo.

Y yo seguía viendo en la pared manchada por la humedad del invierno, cuanto apetecía mi imaginación: duendes y rosas, ríos y negros, mundos y cielos.
Una tarde, sin embargo, me encontré dentro de mi cuarto a Yango, el pintor. Tenía un gran balde lleno de cal y un pincel grueso como un puño de hombre, que introducía en el balde y pasaba luego concienzudamente por la pared dejándola inmaculada. Fue esto en los primeros días de mi iniciación escolar. Regresaba del colegio, con mi cartera de charol llena de migajas de biscochos y lápices despuntados.
De pie en el umbral del cuarto, contemplé un instante, atónita, casi sin respirar, la obra de Yango que para mí tenía toda la magnitud de un desastre. Mi mancha de humedad había desaparecido, y con ella mi universo.
Ya no tendría más ríos ni selvas. Inflexible como la fatalidad, Yango me había desposeído de mi mundo. Algo, una sorda rebelión, empezó a fermentar en mi pecho como burbuja que, creciendo, iba a ahogarme. Fue de incubación rápida cual las tormentas del trópico. Tirando al suelo mi cartera de escolar, me abalancé frenética hasta donde me alcanzaban los brazos, con los puños cerrados. Yango abrió una bocaza redonda como una “O” de gigantes, se quedó unos minutos enarbolando en el vacío su pincel que chorreaba líquida cal y pudo preguntar por fin lleno de asombro:
-¿Qué le pasa a la niña? ¿Le duele un diente, tal vez?

Y yo, ciega y desesperada, gritaba como un rey que ha perdido sus estados:
-¡Ladrón! Eres un ladrón, Yango. No te lo perdonaré nunca. Ni a papá, ni a mamá que te lo mandaron. ¿Qué voy a hacer ahora cuando me despierte temprano o cuando tía Fernanda me obligue a dormir la siesta? Bruto, odioso, me has robado mis países llenos de gente y de animales. ¡Te odio, te odio; los odio a todos!

El buen hombre no podía comprender aquel chaparrón de llanto y palabras irritadas. Yo me tiré de bruces sobre la cama a sollozar tan desconsoladamente, como solo he llorado después cuando la vida, como Yango el pintor, me ha ido robando todos mis sueños. Tan desconsolada e inútilmente. Porque ninguna lágrima rescata el mundo que se pierde ni el sueño que se desvanece… ¡Ay, yo lo sé bien!

lunes, 17 de julio de 2017

Por poquito...

Una mujer quería comprar un número de lotería, pero estaba indecisa sobre qué números escoger, así que va a una agencia y le pregunta al vendedor:
- Buenos días. Le cuento, quiero jugar a la Lotería, pero la verdad es que no sé cómo escoger los 5 números, a lo mejor usted me puede ayudar?
- Claro que sí señora, como no -responde el joven y a la vez le pregunta: Por ejemplo, dígame. ¿Cuántas veces ha salido usted del país?
- Cuatro veces -responde la mujer.
- Perfecto, ese es su primer número, el 4. Ahora dígame ¿Cuántos hijos tiene?
- 2 hijos.
- Ok, ese es su segundo número. ¿Y cuénteme, cuántos libros ha leído este año?
- Y... He leído unos 5 libros.
El joven anota.
- Bien, sigamos. A ver, dígame ¿Cuántas veces al mes hace el amor con su marido?
- ¡Oiga! pero, eso es muy personal, ¿no cree?
- Bueno, ¿quiere o no ganar la lotería? -replica el vendedor.
- Bueno bueno... 2 veces al mes.
- Ok. Y ahora que ya entramos en confianza, dígame:
¿Cuántas veces en su vida le ha metido los cuernos a su marido?
- ¡Perdone joven! pero sepa que... ¡Yo no soy de esas mujeres sueltas de cascos!
- Está bien, está bien, no se enoje -le dice el vendedor. Eso quiere decir que cero veces.
Ya lo tengo, su número es el: 42520.
Efectivamente, la mujer compra la serie completa y al día siguiente lo primero que hace es mirar el periódico y encuentra que, el número ganador del premio mayor es el: 42527.
Hace un bollo con el periódico y refunfuñando grita:
- ¡Eso me pasa por mentirosa!

¡Tarta de coco y dulce de leche!

Ingredientes
Masa:
Manteca 100 gramos
Azúcar 100 gramos
Esencia de vainilla 1 Cucharadita
Ralladura de medio limón
Huevos 1
Harina 200 gramos
Polvo para Hornear 1 cucharadita
Sal 1 cucharadita

Relleno:
Dulce de leche 300 gramos

Cubierta de coco
Azúcar 100 gramos
Huevos 3
Coco rallado 200 gramos
Crema de leche 150 gramos

Modo de Preparación
Masa: Primero en un bol tamizar la harina, el polvo de hornear y la sal, incorporar el azúcar y la ralladura de limón.
En el centro agregar la manteca cortada en cubitos con ayuda de un cuchillo sin filo o cornets, desmigar la manteca hasta que quede bien granulada.
Agregar entonces a los ingredientes secos el huevo, la esencia de vainilla, e ir uniendo los ingredientes desde el medio hacia los bordes hasta formar una masa, sin amasarla, solo uniéndola hasta formar un bollo.
Llevarla a descansar al freezer durante 30 minutos, o en la heladera por 3 horas. Pasado este tiempo, retirar de la heladera y comenzar a ablandar con ayuda de palo de amasar, estirar a 3 milímetros de espesor, cubrir una tartera de 24 centímetros de diámetro, pinchar la superficie con tenedor.
Precalentar el horno a 180 grados, hornear la tarta durante 15 a 20 minutos. Retirar del horno. Reservar.

Cubierta de coco: Mezclar todos los ingredientes, con cuchara de madera.
Distribuir en la base de la tarta, con ayuda de manga pastelera el dulce de leche sin que llegue a los bordes, a continuación cubrir con la pasta de coco, a cucharadas formando picos. Llevar la tarta de coco y dulce de leche a horno nuevamente por unos 10 a 15 minutos, hasta que el coco comienza a tomar un color dorado.
Retirar del horno para que se enfríe.

Fuente: RecetasArgentinas.net

VELETA - Julio de 1920 (Fuente Vaqueros, Granada)

Viento del Sur,
moreno, ardiente,
llegas sobre mi carne,
trayéndome semilla de brillantes miradas,
empapado de azahares.

Pones roja la luna
y sollozantes los álamos cautivos,
pero vienes ¡demasiado tarde!
¡ya he enrollado la noche de mi cuento
en el estante!

Sin ningún viento,
¡hazme caso!
gira, corazón;
gira, corazón.

Aire del Norte,
¡oso blanco del viento!
llegas sobre mi carne
tembloroso de auroras boreales,
con tu capa de espectros capitanes,
y riéndote a gritos del Dante,
¡oh pulidor de estrellas!
pero vienes demasiado tarde.
Mi almario está musgoso
y he perdido la llave.

Sin ningún viento,
¡hazme caso!
gira, corazón;
gira, corazón.

Brisas, gnomos y vientos de ninguna parte.
Mosquitos de la rosa de pétalos pirámides.
Alisios destetados entre los rudos árboles,
flautas en la tormenta, ¡dejadme !
tiene recias cadenas mi recuerdo,
y está cautiva el ave que dibuja con trinos la tarde.

Las cosas que se van no vuelven nunca
todo el mundo lo sabe,
y entre el claro gentío de los vientos
es inútil quejarse. ,
¿Verdad, chopo, maestro de la brisa?
¡es inútil quejarse!

Sin ningún viento,
¡hazme caso!
gira, corazón;
gira, corazón.

De: "LIBRO DE POEMAS"
Federico García Lorca (1921)

viernes, 30 de junio de 2017

Garota de Ipanema - Vinicius de Moraes, Toquinho, Maria Creuza

Versión original de Garota de Ipanema, de Vinicius de Moraes y Antonio Carlos Jobim
https://www.youtube.com/watch?v=QlUE0HLklkY

Los mejores inventos tecnológicos que surgieron por error

Dicen que la necesidad es la madre de todos los inventos, pero muchas veces es más bien la casualidad o los errores los que derivan en grandes descubrimientos.
Aquí, algunos de los mejores ejemplos de ese tipo de hallazgos.

El microondas
Este electrodoméstico, tan presente en las cocinas actuales, fue hijo de la casualidad. El ingeniero estadounidense Percy Spencer, que trabajaba para la empresa Raytheon, estaba investigando nuevas maneras de mejorar el funcionamiento del radar.
En su lugar de trabajo estaba rodeado de magnetrones, que son dispositivos que transforman la energía eléctrica en microondas electromagnéticas.
Así, en medio de pruebas e investigaciones, un día Spencer descubrió que un chocolate que tenía en el bolsillo se derritió al estar frente a esos equipos.
Fue de este modo como descubrió el impacto de las microondas electromagnéticas de baja intensidad en los alimentos. Fue el comienzo de este electrodoméstico, que se comenzó a vender, en Estados Unidos, en 1947 y que hoy está tan presente en la vida cotidiana de millones de personas.

Rayos X
Los rayos X son radiaciones electromagnéticas invisibles, que pueden atravesar cuerpos o superficies opacas y hacer una impresión, en placas fotográficas.
Esta tecnología, que hoy se emplea con frecuencia en la medicina, fue fruto de un accidente y generó mucha curiosidad en su momento.
Como se sabía poco sobre cómo se producían realmente estos rayos o qué efecto tenían, se los llamó rayos X o incógnita.
En 1895 y mientras investigaba la fluorescencia de los rayos catódicos en los tubos fluorescentes, el físico alemán Wilhelm Röntgen se cruzó con este gran hallazgo.
Identificó que los rayos generaban una radiación penetrante que podía atravesar metales y papeles de poca densidad. Usó placas fotográficas y la mano de su esposa para demostrar esa "marca misteriosa" que generaban los rayos X. Este invento le valió, entre otras menciones, el Premio Nobel de Física, en 1901.

Marcapasos
El ingeniero estadounidense Wilson Greatbatch estaba investigando un sistema para tener un registro de los latidos del corazón cuando, por una equivocación, utilizó una resistencia eléctrica diferente e identificó una emisión de impulsos eléctricos rítmicos.
De inmediato notó que ese patrón se identificaba con el del corazón y así avanzó con sus investigaciones hasta generar el primer marcapasos implantable, que fue patentado en 1962.
Si bien este invento fue patentado por Greatbatch, existen otros antecedentes. En 1899, J. A. McWilliam descubrió que al aplicar impulso eléctrico al corazón se producía una contracción ventricular.
Por otra parte, en 1926, los médicos australianos Mark C. Lidwell y Edgar H Booth, desarrollaron un dispositivo, con dos electrodos, que se conectaba al corazón y generaba un ritmo de 80 a 120 pulsos por minuto. En 1928 lo usaron para revivir a un niño que había nacido muerto en el hospital Crown Street Women's Hospital, en Sidney.
En 1932, el estadounidense Albert Hyman creó un marcapasos (tal como lo llamó en ese momento) electromecánico con el que logró revivir varios animales en el laboratorio.
En su momento esto fue criticado por la opinión pública que consideraba que "al revivir a los muertos" se estaba interfiriendo en la naturaleza,así que se abandonó la investigación.

Impresoras de inyección de tinta
Las impresoras de inyección de tinta o "chorro de tinta" expulsan pequeñas gotas de tinta sobre el papel. Existen diferentes modos de hacer esto. Por un lado están aquellas que cuentan con un sistema de impresión piezoeléctrico que, por medio de pequeños cristales impulsados por corriente eléctrica, empujan la tinta a la boquilla para que ésta se adhiera al papel.
Por  otro lado están las Bubble jet que usan resistencias que generan calor para calentar la tinta y producir una burbuja que se expande dentro de la boquilla de impresión y fuerza la tinta hacia el exterior. Fue justamente este sistema el que se habría descubierto por un accidente doméstico.
Cuenta la leyenda que un ingeniero de Canon dejó apoyada la plancha sobre su pluma de escribir, por error. Luego de un rato, vio que se disparaban pequeños chorros de tinta de su pluma. Ese habría sido el comienzo de este tipo de impresora. Si bien podría ser posible, suena más bien a mito urbano.
Lo cierto es que las investigaciones para crear este tipo de impresoras surgieron en 1950 y para fines de los 70 los modelos de inyección de tinta ya podían reproducir imágenes generadas por computadoras.
Fueron varias las compañías (Canon, HP y Epson, entre otras) que llevaron adelante investigaciones para producir la impresora de inyección de tinta, un producto que recién salió al mercado ya avanzado los años ochenta.

Por Desiree Jaimovich
djaimovich@infobae.com